Exgeneral es condenado a más de cuatro años de cárcel por deserción en Perú

Un tribunal militar ratificó una condena a cuatro años y medio de cárcel impuesta contra el exgeneral del Ejército peruano Juan Antonio Quintana Briceño por el delito de deserción, informó hoy la agencia oficial Andina.

Lima, 8 ene (EFE).- Un tribunal militar ratificó una condena a cuatro años y medio de cárcel impuesta contra el exgeneral del Ejército peruano Juan Antonio Quintana Briceño por el delito de deserción, informó hoy la agencia oficial Andina.

La Sala Suprema Revisora del Fuero Militar Policial declaró infundada la apelación interpuesta por el exoficial y confirmó la sentencia de la Sala Suprema de Guerra, que el año pasado también determinó un pago de 50.000 soles (17.241 dólares) en concepto de reparación civil a favor del Ejército.

Según la agencia oficial, el fiscal supremo Hernán Ponce Monge remarcó que esta es la primera vez en la historia de la justicia militar peruana que un general es sentenciado por este tipo de delito, considerado de "extrema gravedad" en las fuerzas armadas.

La resolución dispuso que se envíen los autos a la Sala Suprema de Guerra del Tribunal Supremo Militar Policial para que ordene la búsqueda, ubicación y captura del sentenciado, y que una copia sea remitida al fiscal civil para que investigue a unos médicos que supuestamente otorgaron un descanso indebido a Quintana Briceño cuando este se encontraba en Estados Unidos.

Según medios locales, Quintana Briceño es investigado por el fuero militar por presuntamente haberse apropiado en 2011 de los pagos que se hacían a una nómina "fantasma" de subalternos cuando dirigía la Tercera Brigada de Fuerzas Especiales en la localidad selvática de Tarapoto.

La Inspectoría de la Región Militar del Centro determinó entonces la inexistencia de más de 600 efectivos de tropa que mensualmente recibían las propinas que se entregan a los jóvenes que participan en el servicio militar voluntario.

Durante la investigación de este caso, el general fue llamado por el alto mando militar a Lima, pero no se presentó y pasó a la clandestinidad, por lo que fue declarado desertor y se le abrió un proceso por ese delito. EFE.

Cargando