Oposición mexicana critica importación de crudo desde EEUU y censura reforma

La empresa estatal Pemex anunció hoy su intención de importar petróleo de Estados Unidos para mejorar la producción de sus refinerías, mientras la oposición de izquierda advirtió que México pierde peso como país petrolero y censura la reforma energética promulgada por el Gobierno.

México, 8 ene (EFE).- La empresa estatal Pemex anunció hoy su intención de importar petróleo de Estados Unidos para mejorar la producción de sus refinerías, mientras la oposición de izquierda advirtió que México pierde peso como país petrolero y censura la reforma energética promulgada por el Gobierno.

Petróleos Mexicanos (Pemex) indicó en un comunicado que presentó a Estados Unidos una propuesta para importar petróleo ligero y condensado, lo que representa la primera transacción de este tipo en México.

La propuesta fue hecha el año pasado por la petrolera a la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio de Estados Unidos, que estudia su viabilidad.

Pemex informó en un comunicado que bajo el esquema propuesto, México importaría hasta 100.000 barriles diarios de crudo ligero y condensado de Estados Unidos con el propósito de mezclarlo con el petróleo local. La iniciativa busca mejorar el proceso en las refinerías de Salamanca, Tula y Salina Cruz.

La empresa precisó que hizo la propuesta "ante la oportunidad comercial que representa el incremento significativo de producción de crudos ligeros en Estados Unidos y la reconfiguración de los sistemas de refinación de México".

Asimismo, aseguró que la importación fortalecerá las relaciones comerciales de México y Estados Unidos en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

México es el décimo productor mundial de petróleo y el tercer proveedor de Estados Unidos después de Canadá y Arabia Saudita.

Sin embargo, la producción mexicana ha caído de un récord de 3,38 millones de barriles diarios en 2004 a 2,5 millones de barriles en la actualidad.

De llegar a concretarse la importación se daría en el marco del inicio de la aplicación de la reforma energética promovida por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, que abre el sector a la inversión privada.

Como lo ha hecho insistentemente en días recientes, Peña Nieto aseguró hoy que las reformas estructurales impulsadas por su Gobierno, incluyendo la energética promulgada en 2013, han comenzado a rendir frutos en la economía de las familias del país.

En un discurso ante la Comisión Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México, el mandatario destacó que gracias a la reforma energética las tarifas de electricidad han comenzado a reducirse y se acabaron los aumentos mensuales a los precios de la gasolina.

A su vez, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estimó que la aplicación "a plenitud" de las reformas estructurales puede aumentar la tendencia del crecimiento del PIB per cápita anual en un punto porcentual durante los próximos 10 años.

La tasa de crecimiento promedio de México desde 1980 se ha situado en 0,6 %, y estimaciones de la OCDE calculan que en los próximos años este índice podrá incrementarse a 2,4 % impulsado por las reformas, dice el Estudio Económico de México 2015 presentado hoy en la capital mexicana por el secretario general del organismo, Ángel Gurría.

La organización indicó que los efectos de la reforma energética serán los más visibles en las etapas iniciales y los frutos de la reforma educativa serán los que se "apreciarán a más largo plazo".

No obstante, el coordinador del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados, Miguel Alonso Raya, afirmó hoy que la reforma energética a la que apostó el Gobierno no ha dado resultados, al referirse al proyecto para importar petróleo de Estados Unidos.

"Por falta de inversión no tenemos hoy la producción que deberíamos tener y estamos dejando de tener peso como país petrolero, lo que es algo delicado", advirtió el diputado, de acuerdo con un comunicado difundido por la bancada del PRD.

El legislador federal aseguró que el declive de la producción petrolera nacional en los últimos años se ha dado pese a los sustantivos incrementos de las inversiones en Pemex, que pasaron de 251.882 millones de pesos (17.158 millones de dólares) en 2009 a 330.600 millones de pesos (22.520 millones de dólares) en 2013.

"Uno de los problemas es que no se invirtió para reconfigurar las refinerías y procesar el crudo pesado", resaltó.

Asimismo, enfatizó que "desde octubre no ha parado el desplome del precio del barril del petróleo, que ayer se cotizó en 39,94 dólares, es decir, una diferencia de más de 39 dólares respecto al precio fiscal aprobado en el Congreso de la Unión para 2015".

Por el decremento del precio del petróleo y la competencia entre los expendedores, la gasolina es más barata para los consumidores estadounidenses.

En opinión del diputado, "en la coyuntura actual lo que más conviene en este momento es comprar la gasolina, misma que está más barata en Estados Unidos que en México". EFE

msc/arm

Cargando