Lochte y Hagino escenifican en Doha el duelo por un nuevo orden mundial

El duelo que protagonizarán el estadounidense Ryan Lochte y el japonés Kosuke Hagino en los 200 metros estilos marcará el desarrollo de los Mundiales de piscina corta que arrancarán mañana en Doha, en los que el joven nipón intentará escenificar con un triunfo sobre el norteamericano la llegada de un nuevo ciclo a la natación mundial.

Madrid, 2 dic (EFE).- El duelo que protagonizarán el estadounidense Ryan Lochte y el japonés Kosuke Hagino en los 200 metros estilos marcará el desarrollo de los Mundiales de piscina corta que arrancarán mañana en Doha, en los que el joven nipón intentará escenificar con un triunfo sobre el norteamericano la llegada de un nuevo ciclo a la natación mundial.

Avalado por sus once medallas olímpicas, así como por sus treinta metales, veinte de ellos de oro, en los Mundiales de piscina corta -el nadador más laureado en la historia de la competición-, Lochte, de 30 años, ejemplifica como pocos a una generación que se resiste a ceder su trono tras dominar durante la última década la natación mundial.

Un orden establecido con el que parece dispuesto a acabar el japonés Hagino, de 20 años, que ya este verano derrotó al legendario Michael Phelps, sancionado con seis meses de suspensión tras ser detenido el pasado mes de septiembre por conducir bajo los efectos del alcohol, en los 200 estilos de los Pan Pacifics, prueba en la que Lochte quedó relegado a la final B.

Primero de los éxitos de Kosuke Hagino, bronce en los 400 estilos en los Juegos Olímpicos de Londres, en un curso en el que el nadador japonés cosechó otras once medallas, cuatro más en los Pan Pacifics, y siete -cuatro oros, una plata y dos bronces- en los Juegos Asiáticos disputados en la localidad surcoreana de Incheon.

Estos argumentos permiten a Hagino afrontar con garantías el año y medio que falta para la disputa de los Juegos Olímpicos de Río 2016, en los que el japonés intentará consagrarse como el nuevo rey de la natación mundial.

Kosuke Hagino intentará escenificar el cambio de ciclo el próximo viernes en Doha con una victoria sobre Lochte en la final de los 200 estilos, la prueba totémica del norteamericano, plusmarquista mundial en piscina corta, y que busca en Doha su quinto título mundial consecutivo en la distancia.

No será la única prueba en la que Hagino, que participará también en los 100 y 400 estilos, así como en los 100 mariposa, buscará el triunfo, al igual que Lochte, ganador de ocho medallas, seis de oro, en los pasados Mundiales de Estambul 2012, que competirá en la capital catarí en los 50 y 100 mariposa, los 100 y 200 estilos, los 200 libre y los 200 espalda.

La pugna entre Lochte y Hagino no será el único foco de atención de unos Mundiales en los que el brasileño Cesar Cielo y el francés Florent Manaudou, con el permiso del ruso Vladimir Morozov, se disputarán el título de nadador más rápido del Mundo.

Otro de los grandes atractivos de los campeonatos será la presencia del sudafricano Chad Le Clos, el hombre que batió a Phelps en la final de los 200 mariposa en los Juegos de Londres, y elegido por la Federación Internacional como mejor nadador del año, tras su sobresaliente actuación en la Copa del Mundo de piscina corta.

En la categoría femenina, ausente la gran estrella del momento, la estadounidense Katie Ledecky, que ha "destrozado" este verano los récords mundiales en los 400, 800 y 1.500 libre, el protagonismo recaerá en la húngara Katinka Hosszu, la "reina" de la piscina corta, que se enfrentará a un extenuante programa con su inscripción en diez pruebas.

Un trono del que tratarán de derrocar a la magiar figuras de la talla de la sueca Sarah Sjöstrom, o la española Mireia Belmonte, sin olvidar a la holandesa Ranomi Kromowidjojo, que, tras no participar en los Europeos de piscina larga disputados en agosto en Berlín, intentará ratificarse como la líder indiscutible de la velocidad mundial. EFE

Cargando