Asesinan a un testigo de una matanza ocurrida en 2009 en el sur de Filipinas

Las autoridades filipinas informaron del asesinado de un testigo del juicio contra los responsable de las muertes de 58 personas durante un ataque contra una caravana electoral en 2009 en el sur del país, publicaron hoy medios locales.

Manila, 20 nov (EFE).- Las autoridades filipinas informaron del asesinado de un testigo del juicio contra los responsable de las muertes de 58 personas durante un ataque contra una caravana electoral en 2009 en el sur del país, publicaron hoy medios locales.

Contando esta muerte ya son cuatro las personas asesinadas que tenían previsto declarar durante un juicio abierto contra más de un centenar de personas, incluidos el patriarca, un hijo y tres hermanos de la familia Ampatuan, acusados de organizar la matanza contra la comitiva de un político rival en la convulsa provincia de Manguindanao, en la isla filipinas de Mindanao.

Dennis Sakal recibió múltiples disparos que le causaron la muerte durante el asalto de un grupo armado sin identificar mientras viajaba por la región, reporta este jueves el diario "Manila Standard Today".

Otro testigo potencial, Sukarno Saudagal, resultó herido en el mismo ataque que tuvo lugar este martes. Ambos son antiguos empleados del clan Ampatuan.

El Gobierno de Filipinas condenó el ataque y reiteró su compromiso con la justicia.

"Condenamos cualquier acción intimidatoria y de amenaza contra testigos del caso de la masacre de Maguindanao, especialmente actos de violencia que terminan con la vida de personas", apuntó Abigail Valte, viceportavoz del presidente del país, Benigno Aquino.

Además de los asesinatos a testigos, otros tres familiares de personas que tenían planificado testificar en el proceso que tiene lugar en Manila fueron asesinados previamente, recuerda el medio.

El 23 de noviembre de 2009, un grupo de sicarios presuntamente contratados por el clan Ampatuan abrió fuego contra la comitiva electoral de un político rival, Ismail Mangudadatu, cobrándose la vida de 58 personas, entre ellas 32 periodistas.

El principal sospechoso es Andal Ampatuan Jr., miembro de la notoria dinastía que controlaba la provincia y quien pretendía eliminar a Mangudadatu de la carrera electoral contra su padre, también llamado Andal Ampatuan.

Mangudadatu, quien ganó las elecciones y sigue siendo el gobernador regional, indicó que los sospechosos "están desesperados" en su intento por evitar la cárcel.

El Gobierno de Aquino asegura que está haciendo todo lo posible para que el proceso judicial no sufra interrupciones y que ha conseguido reducir las milicias privadas a 60 desde los 112 que había a finales de 2010. EFE

Cargando