Los movimientos del Banco de Japón alientan expectativas de nueva inyección

El Banco de Japón (BoJ) ha comprado bonos nipones con rendimiento negativo, informó hoy el diario Nikkei, un inusual movimiento que parece destinado a reafirmar el compromiso flexibilizador de la entidad.

Tokio, 10 sep (EFE).- El Banco de Japón (BoJ) ha comprado bonos nipones con rendimiento negativo, informó hoy el diario Nikkei, un inusual movimiento que parece destinado a reafirmar el compromiso flexibilizador de la entidad.

Esta adquisición, ejecutada en una subasta celebrada en la víspera, aumenta las expectativas de cara a que la entidad active un paquete de estímulo adicional tras los malos datos del PIB japonés de abril-junio, apunta el rotativo económico.

En abril de 2013 el BoJ activó un programa de compra masiva de activos, incluidos títulos de deuda pública nipona, para incrementar la base monetaria a un ritmo anual de entre 60 y 70 billones de yenes (436.518-509.240 millones de euros/565.015-659.185 millones de dólares) y acabar con la deflación y el estancamiento económico.

No obstante, la compraventa de bonos japoneses ha disminuido últimamente, y esta escasez de oferta en el mercado ha comenzado a preocupar a muchos economistas.

Los bonos con rendimientos negativos generan pérdidas para los inversores que se aferran a ellos hasta su vencimiento y la compra de estos títulos por parte de un banco central resulta extremadamente inusual.

Según apuntan los analistas del Nikkei, este excepcional gesto reforzará las expectativas de cara a la activación de alguna medida de flexibilización adicional por parte del BoJ después de que el pasado lunes el Gobierno japonés revisara el dato negativo del PIB de abril-junio.

El ejecutivo aumentó en tres décimas el retroceso a ritmo anual de la economía japonesa, que se contrajo un 7,1 por ciento en relación a abril-junio de 2013 afectada por la reciente subida del impuesto sobre el consumo.

Estas nuevas expectativas ante la posibilidad de una nueva ronda flexibilizadora por parte de la entidad emisora podrían recortar aún más los tipos de interés a largo plazo, ya en mínimos en Japón, y abaratar aún más el yen, que anda en su nivel más bajo con el dólar desde septiembre de 2008.

Los vaticinios de cara a una próxima subida de tipos en Estados Unidos han motivado las compras de dólares en el mercado de divisas, situando al verde esta semana en la banda baja de los 106 yenes, su mayor nivel con respecto a la divisa nipona en casi seis años. EFE

Cargando