Australia refuerza sus agencias de seguridad ante el terrorismo nacional

Australia dotará de más poderes a sus agencias de seguridad para combatir al terrorismo nacional y hacer frente a un posible regreso al país de yihadistas australianos, según anunció hoy el primer ministro, Tony Abbott.

Sídney (Australia), 6 ago (EFE).- Australia dotará de más poderes a sus agencias de seguridad para combatir al terrorismo nacional y hacer frente a un posible regreso al país de yihadistas australianos, según anunció hoy el primer ministro, Tony Abbott.

Estas agencias recibirán 630 millones de dólares locales (585 millones de dólares o 438 millones de euros) adicionales del Gobierno, que calcula que al menos 160 australianos se encuentran en Oriente Próximo asistiendo o luchando con grupos radicales de la región.

Según la cadena ABC, los servicios de inteligencia han alertado al Gobierno que la amenaza del terrorismo islamista global aumentará en los próximos cinco años debido a que la presencia de yihadistas se extenderá a más países.

Abbott dijo en rueda de prensa que un nuevo paquete de medidas legales "facilitará la identificación, la imputación y proceso de personas que se hayan involucrado en actividades terroristas en el extranjero".

Entre estas medidas el Gobierno australiano prevé tipificar como delito los viajes a determinadas zonas "sin una justificación válida", según el primer ministro.

También pretende ampliar la ley para prohibir "el terrorismo" en lugar de "actos individuales de terrorismo", tipificar como delito el enaltecimiento o la promoción del terrorismo, y relajar los criterios para autorizar redadas policiales.

El Ejecutivo, que hace dos semanas ya amplió los poderes de la agencia de espionaje ASIO, prevé elaborar una legislación adicional para forzar a las compañías de telefonía e internet a guardar datos de los clientes, incluida la localización de una llamada telefónica.

La semana pasada la policía federal emitió órdenes de arresto contra dos yihadistas australianos que aparecieron en imágenes difundidas a través de las redes sociales mostrando varias cabezas cortadas de soldados gubernamentales en Siria.

Las leyes de Australia sancionan hasta con 20 años de cárcel a aquellos civiles del país que participan en un conflicto armado en el extranjero. EFE

Cargando