Condenados a 40 años tres militares por falsos positivos en Baranoa

Según la investigación, las víctimas fueron llevadas al Cesar con falsas promesas de trabajo.

Los uniformados, condenados a 40 años de prisión, fueron procesados por el delito de homicidio en persona protegida por las ejecuciones extrajudiciales de la que fueron víctimas tres jóvenes en el municipio de Baranoa, centro del departamento del Atlántico

Las investigaciones dan cuenta de que las víctimas fueron llevadas al Cesar con falsas promesas de trabajo como recolectores de café. Una vez allí, Deivis Pacheco Hernández, de 17 años; Roberto Taguer Bolívar, de 22 y Cristian Santiago Redondo, de 19, fueron asesinados por tropas de contraguerrilla del Batallón La Popa de Valledupar y presentados como miembros de las Farc, muertos en combates ocurridos en San José de Oriente, jurisdicción de La Paz (Cesar). Los hechos ocurrieron en abril de 2005

En este caso fueron condenados en primera instancia el teniente (r) Carlos Andrés Vergara Mejía y los soldados profesionales, igualmente retirados, Hiliar Enrique Martínez Guéster y Darwin José López Orozco, mientras que veinte militares activos siguen vinculados

La condena, proferida por el juez tercero penal de Valledupar, también ordena el pago de 4 mil salarios mínimos legales mensuales vigentes

La sentencia fue proferida el 12 de febrero de 2014 y fue apelada por la defensa de los uniformados ante el Tribunal Superior de Valledupar

En el fallo, además, se ordena a los condenados pagar la suma de 4 mil salarios mínimos legales mensuales vigentes y son inhabilitados de derechos y funciones públicas por un término de 290 meses

Además, están vinculados al proceso otros 24 soldados activos

Fueron engañados. Los padres de los jóvenes asesinados aseguraron en su momento que sus hijos fueron sacados de sus casas con el engaño de darles trabajo como recolectores de café en una finca en Cesar

Alfonso Santiago Palma, padre de Cristian Camilo Santiago, sostuvo que a su hijo lo había ido a buscar a su casa un tipo en una moto el 26 de abril en la mañana. Se despidió y lo último que les dijo era que no se preocuparan porque se iba a trabajar, de ahí no supieron más nada del joven

Asimismo, Isabel Bolívar Cuervo, madre de Roberto Tawuer, y Mery Hernández Silva, la de Deivis de Jesús Pacheco Hernández, contaron que sus hijos solo les dijeron que habían conseguido trabajo en otra parte, pero que no podían decirles de qué se trataba y que para eso no necesitaban llevar documentos. “A nuestros hijos los engañaron con la promesa de darles trabajo, pero al día siguiente que se los llevaron los mataron y los hicieron pasar como guerrilleros, lo que hicieron fue un falso positivo”, dijeron las dolidas madres

Los familiares de los tres jóvenes asesinados esperan que las autoridades hagan justicia y condenen a los responsables.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir