Sufrío un infarto y murió celebrando un gol del Junior

Cuando celebraba el segundo gol, anotado por Víctor Cortez, Liliana Ramos Zarate se emocionó demasiado y el corazón le falló.

Liliana Ramos Zarate murió sin saber que su equipo del alma, el Junior de Barranquilla, se coronó campeón porque, cuando celebraba el segundo gol, anotado por Víctor Cortez, se emocionó demasiado y el corazón le falló

Minutos antes le había pedido a su esposo, Rafael Castro, que se encargara del negocio de comidas rápidas que ambos atendían en el centro de Sincelejo para ella poder ver el partido

De acuerdo con su hermana, Dina Berrio Zarate, quien disfrutaba del encuentro junto a ella, vio que Liliana estaba muy emocionada y cuando se produjo el gol comenzó a saltar y de pronto se desvaneció

Los médicos del Hospital Universitario de Sincelejo, a donde fue llevada Liliana, intentando salvarla, se mostraron sorprendidos por su muerte porque no tenía antecedentes cardiacos

El médico Jaime Poneff, quien la recibió en el centro asistencial, consideró que como consecuencia de las emociones, la paciente desarrolló un paro cardiaco fulminante que le ocasionó un paro respiratorio

A esta hora el cuerpo de Liliana es velado en su residencia del barrio Don Capi , al Norte de Sincelejo, y tanto en la ventana como sobre el ataúd hay una bandera del Junior

Cargando