Presidente de Perú pide a ministros reunidos en Quito un freno al armamentismo

El presidente de Perú, Alan García, pidió a los ministros de Defensa de la Unasur, que pongan un "freno al armamentismo" en la región y que acuerden un "Pacto de No Agresión".

El presidente de Perú, Alan García, pidió a los cancilleres y ministros de Defensa de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que pongan un "freno al armamentismo" en la región y que acuerden un "Pacto de No Agresión". A través de una carta a la que tuvo acceso Efe en Quito, García reclamó a los ministros de la Unasur evitar una carrera armamentística en la región, eventual consecuencia del convenio militar entre Estados Unidos y Colombia, que consideró como un tema "urgente y esencial". Además, pidió a los ministros que construyan un "compromiso" para "un Pacto de No Agresión Militar" que permita reconocer en la Unasur "un mecanismo superior" de garantía colectiva. El Consejo de Defensa se reunirá mañana para intentar acordar medidas de confianza militares, después de que el convenio entre EE.UU. y Colombia, que contempla el uso de al menos siete bases colombianas por parte de soldados estadounidenses, alertara a los líderes de la región. A juicio de García, la reunión de mañana "debe supervisar los convenios de colaboración con potencias externas que, en ningún caso, por tecnología o estrategia podrán usarse agresivamente contra otro país de la región". Subrayó que "con urgencia" la más importante acción del Consejo "debe ser la transparencia y homologación de los gastos militares y de las compras de nuevos recursos y tecnologías" y solicitó que se construya un acuerdo para estudiar a cada país y hacer "públicos" los gastos militares. "Debemos poner las cartas sobre la mesa" para que la Unasur y el Consejo de Defensa tengan "significación", para "profundizar la integración a través de la confianza y aplicar la mayor parte de nuestros recursos a la reducción de la pobreza y de la inmensa desigualdad entre los grupos sociales de nuestros países", agregó. Pronosticó que la situación armamentística en la región "tiende a empeorar" y manifestó que pese a que a los países les separen "modelos ideológicos" y que "aún" discutan algunas diferencias históricas, "nada de eso puede llevarlos irracionalmente a la guerra". "Nuestras diferencias ideológicas deben conciliarse con el respeto a la soberanía de cada país y con la adopción de procedimientos pacíficos y jurídicos de solución de controversias", expresó. Instó a los ministros a actuar "inmediatamente" porque, de lo contrario, se incrementará aún más el gasto militar y, en ese contexto, "con toda razón, el pueblo sudamericano rechazará que se continúe hablando de integración mientras los países se arman unos contra otros". Reiteró que la reunión de mañana en Quito es "de enorme importancia histórica para garantizar la confianza, la paz y la integración y para que nuestra Sudamérica sea un territorio libre de armas nucleares". "El continente confía en ustedes y en la madurez de Unasur", concluyó.

Cargando