Hora 20

¿Se agotaron las estrategias para enfrentar el crimen organizado?

Panelistas analizaron las implicaciones para Colombia tras ocupar el segundo puesto en el Índice de Incidencia de Crimen Organizado a nivel mundial

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

El panorama de la inseguridad en el país parece agravarse cada vez más. Medicina Legal reporta un aumento del 28% en los homicidios, al registrar 8.560 casos entre enero y agosto del 2021. A esta situación se suma un aumento en la ofensiva contra actores criminales como el bombardeo que tuvo lugar ayer contra estructuras de las disidencias. No obstante, las recientes radiografías sobre el crimen organizado en el país no son nada positivas. El primer informe del Índice Global de Crimen Organizado, realizado por la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional, ubicó a Colombia en el segundo lugar entre 193 países, solo superado por la República Democrática del Congo con una puntación de 7.66 sobre diez, lo que indica que Colombia tiene una alta incidencia de crimen organizado, que por ejemplo para el caso de mercado criminal ocupa el segundo lugar y en el caso de actores criminales queda de cuarto.

Dentro de los indicadores utilizados por el estudio, el país tiene un abaja calificación en materia de tráfico de personas, tráfico de armas, uso de recursos no renovables como minería ilegal y al tráfico de cocaína. De otro lado, en cuanto a los actores criminales, predomina la mafia, las redes de criminalidad y en menor medida incidencia de crimen extranjero. Al tiempo hay otro indicador, el de la resiliencia, en el que nos ubicamos en el puesto número 40, pues hay un positivo desempeño en cooperación internacional y el liderazgo gubernamental, aunque nos rajamos en transparencia, apoyo a las víctimas, sistema judicial robusto e integralidad territorial.

Dentro del análisis realizado por los investigadores, se plantea que Colombia se ubica como un importante centro y con una sofisticada red de trata de personas; agregan que la situación con Venezuela implica un aumento en el tráfico de armas y un fortalecimiento de ese mercado ilegal, así como un desarrollo del mercado del oro ilegal, en el que advierten hay un desplazamiento desde los cultivos ilícitos hacia esta actividad. También destacan que los actores ilegales presentes en algunas zonas del país imponen normas, regulan la actividad civil y brindan servicios sociales. Mientras que advierten que un sistema judicial con alta impunidad, falto de recursos y con casos de corrupción termina socavando las funciones y transparencia de los órganos estatales.

Lo que dicen los panelistas

Jorge Mantilla, politólogo, PhD en criminología, experto en mercados ilegales y crimen organizado, señaló que el informe refleja que es evidente que el país ha quedado atrapado en transición de un conflicto armado hacia un contexto de criminalidad organizada y descomposición de agentes que eran insurgentes o caracterizados en violencia política. Agregó que el país se quedó con unos ojos y una estrategia contrainsurgente, “cuando hay guerras locales que se deben abordar desde lo territorial; no es lo mismo Cauca a pacifico nariñense, que, en Chocó, que en Catatumbo”.

También destacó que hay unas autoridades desbordadas por la criminalidad y con el agravante de la instrumentalización de las poblaciones como los migrantes.

Natalia Arbeláez, abogada y coordinadora de La Silla Académica de La Silla Vacía, comento que el lugar ocupado por el país es deshonroso, pero resaltó que al tiempo es un llamado de atención de los expertos sobre los riesgos de una tercera ola de violencia en el país con el reciclaje del conflicto armado con las Farc y lo que continúa siendo el ELN. Ante esta afirmación, recordó que académicos como Francisco Gutiérrez Sanín han expresado que también hay unas ausencias problemáticas del Estado como lo ha sido la seguridad delegada a privados. De otro lado, también sostuvo que se debería salir de una lucha contrainsurgente para entender problemas como el de la trata de personas.

En cuanto al segundo debate sobre la decisión del consejo asesor de Facebook, comentó que al hablarse de una persona con mucho poder como lo es el presidente de la república, no se cumple con las condiciones para que sea un discurso de odio.

Para Gabriel Vallejo, representante a la Cámara por el Centro Democrático, una de las conclusiones del informe es que la criminalidad del país está en manos de bandas criminales. “Los territorios de las ciudades y municipios están tomados por bandas criminales. Se mira el hurto y el homicidio aislado, pero no le hemos dicho al país y el estudio lo refleja, que es el crimen que está organizado y las bandas que controlan el territorio”. Agregó que el acuerdo de La Habana sí tiene una responsabilidad en el aumento de la criminalidad.

Aseguró que, aunque hay problemas con la corrupción y la inteligencia, se concentró en criticar el papel del sistema judicial, el cual cree que en su diseño institucional no está siendo eficaz.

Francisco Bernate, abogado y profesor en la Universidad del Rosario, director de la Hora Judicial UR, planteó que ocupar el segundo lugar en temas de criminalidad organizada debe generar reacción inmediata por parte de las autoridades, pues destaca que esta situación ya no es percepción, “esto es de criminalidad que afecta al ciudadano”. En cuanto a las estrategias para enfrentar el crimen organizado, dijo que una cosa es la dinámica del conflicto armado y otra la de la criminalidad de la minería ilegal u otras actividades que no se resuelve con combates militares, sino con el sometimiento ante la justicia.

En cuanto a la decisión del consejo de Facebook, comentó que se cobija para el derecho al insulto, pues cree que prevalece la libertad de expresión y se supone una permisividad en el insulto ante las figuras de connotación pública.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir