#21NEnPaz Marchas en Bogotá toman rumbo hacia aeropuerto El Dorado. Hay enfrentamientos.

No tenga miedo de consumir grasas, son neesarias para la salud humana

La idea es hacerlo de manera balanceada, pues el cuerpo las necesita, según explica una experta.

La nutricionista Claudia Angarita, directora del Centro Colombiano de Nutrición Integral, asegura que las grasas son de gran importancia en la dieta ya que deben aportar entre el 25 y el 35 por ciento de las calorías totales ingeridas.

Por lo tanto, estas se convierten en una gran fuente que aporta energía y ácidos grasos esenciales para el crecimiento y el mantenimiento de las membranas celulares, evitando así enfermedades cardiovasculares.

"No hay grasas buenas ni malas, lo que pasa es que el balance no es el adecuado en la alimentación que llevamos, ya que algunas de las saturadas que se consumen pueden generar riesgos a la salud y afecciones severas a futuro”, dijo.

Y añadió que “hay otras como el aceite de palma que tienen un efecto neutro en la salud vascular y cardiaca, así como el aceite de oliva que posee grasas monosaturadas que terminan siendo claves en la prevención de enfermedades crónicas como cáncer, diabetes y algunas relacionadas con el corazón".

La nutricionista señaló que los ácidos grasos poliinsaturados que se encuentran en los aceites de soya o maíz aportan omega 6, que en una cantidad adecuada brindan grandes beneficios a la salud, así como los omega 3 que los proporcionan pescados como el salmón, el atún o la sardina, que ayudan a evitar la inflamación del cuerpo.

A la hora de comprar el aceite recomienda fijarse muy bien en el color que tiene ya que los hay pálidos, rojizos o de tonalidad verde oscura, lo que podría indicar que poseen antioxidantes como la vitamina E o los betacarotenos, que son precursores de la vitamina A.

También al momento de la preparación de los alimentos influye la temperatura a la cual se someten, ya que cada uno de ellos tiene sus límites especiales como es el caso del aceite de oliva, cuya principal destinación es acompañar las comidas en crudo y solo resiste temperaturas bajas por un periodo corto de tiempo.

"El aceite de palma, por ejemplo, se puede emplear para freír ya que no produce grasas trans, lo que sí sucede con los aceites de soya o girasol, que al sobrepasar sus límites térmicos generan elementos que pueden incluso ser tóxicos para el organismo, por lo cual la manera en que se calienta el aceite es algo fundamental. Lo ideal es hacerlo lentamente y evitar adicionarle sustancias como el agua, que puede llegar mediante alimentos que se encuentran congelados y lo terminan hidrogenando”, explicó la nutricionista Claudia Angarita.

Y fue clara al afirmar que “no debemos tener miedo de consumir grasas porque además tienen una función importante en el control de la saciedad y el peso, por lo que en caso de eliminarlas se buscará compensación con nutrientes como los carbohidratos y el azúcar que son los principales causantes de la obesidad a nivel mundial."
Recordó que el colesterol es siempre de origen animal y que las grasas trans no tienen una estructura lineal sino cruzada, que las convierten hoy en día en un agente determinante de las enfermedades de carácter cardiovascular, aunque aclaró que son aquellas que se originan en la industria o por el recalentamiento de los aceites.

Cargando