EDITORIAL

Torpeza

No vivimos una paz perfecta. Tenemos una paz que, como todas las que surgen del fin de una guerra de décadas, es frágil.

En la madrugada, mientras el país dormía, Caracol Radio revelaba que ha despertado la idea de rebelarse contra el Estado de Derecho por parte de un puñado de antiguos integrantes de la guerrilla. Sin duda, una de esas noticias que, además de preocupación, produce una enorme tristeza en millones de colombianos esperanzados en la paz, en la reconstrucción, en el derecho a dejar atrás la guerra y contribuir a la consolidación de una paz de largo aliento.

Iván Márquez, uniformado y acompañado por Jesús Santrich y el Paisa, entre otros, anunció formalmente que vuelve al combate, que se declara en sublevación contra la ley y el orden, en lo que dio en llamar una Segunda Marquetalia, en abierta alusión al espacio primigenio de las Farc.

El desarrollo e implementación del proceso de paz no ha estado libre de dificultades y obstáculos. Ha sido, como se dice popularmente, un parto duro. Sobre ese proceso difícil no hay noticias que dar: todos los colombianos hemos experimentado situaciones de extrema complejidad. La que ahora anuncia Márquez y su camarilla se inscribe en este catálogo de talanqueras.

No vivimos una paz perfecta. Tenemos una paz que, como todas las que surgen del fin de una guerra de décadas, es frágil. Las palabras de Márquez, más allá de la decepción que él y sus compañeros puedan experimentar por la manera en que avanza la implementación de la paz, son de una enorme torpeza. Desechan ellos una oportunidad única, que no florece todos los días.

Durante los próximos días tendremos más elementos de juicio para entender las dinámicas de lo que está pasando, pero hoy la sensación es de que no podemos echar por la borda lo ganado, de que no podemos rendirnos en la batalla por la paz, de que no podemos desistir frente a las dificultades.

Ojalá quienes se encuentran de este lado de la ley después de años de insurrección entiendan que, en medio de vientos fuertes y oleaje turbulento, hay que mantenerse en la embarcación y llevarla a puerto seguro.

 

 

Cargando