Editorial

Locombia

Loca, enredada, ardiente, emotiva, indescifrable, entrañable o endiabladamente rara. Como sea, amamos a Colombia

Locombia

Somos criaturas de hábitos. Si alguna duda tienen ustedes, baste recordar que las cosas que pasan en este programa marcan la rutina de los oyentes: el himno, la sección de Echeverry, las cuñas, el comienzo de cada hora con noticias o los secretos de D’Arcy Quinn.

Los hábitos van de la mano con el calendario, porque somos la especie que inventó el tiempo, y lo digo porque, si no se mide, el tiempo no existe, ni las horas, ni los minutos, ni los martes y todos los demás días.

Los viernes, por ejemplo, tenemos el hábito de sentirnos especialmente alegres, así que se nos ocurriría que al viernes le cabe de todo, menos una marcha fúnebre. Pero les confieso que uno de mis planes favoritos de viernes es la “Marcha fúnebre”, que es el nombre genérico de la columna que desde hace una década firma el escritor Ricardo Silva Romero en El Tiempo.

Lo que puede no encajar en la lógica de nuestros hábitos, a fin de cuentas, por supuesto que sí encaja: Silva dice que la vida en Colombia ha sido eso, una marcha fúnebre. Creo que le asiste la razón.

A librerías acaba de llegar lo mejor de sus columnas en un libro que tiene todo lo que a sus lectores nos gusta de él: criterio, fino humor, equilibrio, sensatez, compromiso y carácter. Un detalle: Silva no se limitó a que le empastaran sus columnas, pues las acompaña de un prólogo que es un libro dentro de un libro. Más de cien páginas de reflexiones sobre un país que a veces es más locura de país.

Será por eso que este libro de columnas de Silva se llama “Historia de la locura en Colombia”, un país que él describe como un raro ejemplar nacional: “al mismo tiempo una Semana Santa eterna y un carnaval interminable. Un país hecho de países, una cultura hecha de culturas, cuyo territorio”, agrega Silva, “sigue siendo un misterio: más de la mitad del mapa colombiano es selva.

“Puede ser que Colombia sea el infierno; puede ser que sea un karma y un trastorno”… puede ser que seamos una exótica locura, una tierra privada del juicio, un despropósito, una sorpresa de un millón ciento cuarenta y tantos mil kilómetros cuadrados o una exaltación de los ánimos de 48 millones de personas.

Loca, enredada, ardiente, emotiva, indescifrable, entrañable o endiabladamente rara. Como sea, amamos a Colombia, y qué bueno que en la tarea de entenderlo contemos con guías calificados como Ricardo Silva Romero, y su “Historia de la locura en Colombia”.

 

 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir