Sobre Cano, Teo y Román por Steven Arce

"Me gustan los jugadores como él que muestran un hambre particular por el gol, que corren igual por su objetivo del minuto 1 al minuto 90"

 Ayer mientras daba mis aportes en un programa de televisión muy visto en Colombia, se me pasó por la cabeza decir algo que en realidad pensaba, pero sabía que no era lo más popular para compartir, y es que a mis hijos les hablaría de los jugadores que más me gustaban en mi época como periodista, es decir de aquellos donde los argumentos son los que priman, pero también de los que por simple gusto, como un aficionado mas uno termina convirtiéndose casi en una especie de admirador subjetivo. Bien, pues dije que ese personaje en el que basaría mi gusto es Germán Ezequiel Cano, el extraordinario delantero que en el Medellín ha sido implacable con sus rivales, y que de un ladrillo, termina construyendo le mejor de las jugadas de gol. El comparativo se hizo con Teófilo Gutiérrez, un atacante como pocos, con una inteligencia de juego poco vista en jugadores de esta e incluso anteriores generaciones, un hombre que pone a jugar los equipos donde está. Pero como en la vida hay gente que prefiere los Audi a los Mercedes, Yo prefiero el Audi, sabiendo perfectamente que cualquiera podría decirme lo que bien me dijeron: Teo fue Rey de América, Teo fue delantero de su selección, Teo hizo una dupla de oro con Falcao, Teo triunfó en River, etc, etc, todo eso es irrefutable, por eso me refugié en el único argumento válido: El gusto. Me gustan los jugadores como él que muestran un hambre particular por el gol, que corren igual por su objetivo del minuto 1 al minuto 90, otros me dirán que Teo no necesita correr porque hace lo mismo o más caminando, lo cual también es cierto, pero Yo me quedo con lo primero. Un twittero me escribió una opinión magnífica en medio de los aplausos y rechiflas, y es que los dos podrían jugar juntos y vaya que tiene razón, serían la mejor dupla ofensiva posible, de eso no tengo duda. 

 A lo que quiero llegar con esto, es que hay un terreno donde no se puede controvertir de manera tajante, y es en el del gusto, que por naturaleza es subjetivo, usted no tiene qué explicarle a alguien por qué le gusta más una camisa amarilla a una negra, aunque la moda sea andar con la negra, es elemental y se da en casi todos los campos de la vida, en el gusto físico, en el gusto por la comida, en el gusto por la música, y el fútbol no es ajeno a esa dinámica Somos periodistas sí, pero no significa que no podamos elegir a veces. Sobre el tema de "hablarle a mis hijos" considero que uno le habla a los hijos de aquello que alguna vez a uno le tocó fibras, por ejemplo mi mamá jamás me habló de Elvis, Jackson ni Sinatra, en cambio sí me puso a escuchar a Escalona, a Niche y a Diomedes, y no vamos a hablar de la diferencia de carreras, de los unos y los otros. Incluso me señalaron de regionalista, de no quererlo por ser barranquillero, algo tan absurdo que se cae de su peso, porque para citar solo algo que va en contravía de esa hipótesis, opiné con respecto a quién debería ser el nuevo técnico del América de Cali, que el candidato ideal era Alexis Mendoza (Mas barranquillero imposible), pero estamos los periodistas siempre expuestos a estas falacias, de todo tipo y tono. Por cierto, hasta me recordaron bastante a manera de descalificación, el tema de Juan Román Riquelme, una tontería sacada de contexto de hace años. Pues que sea esta la oportunidad de contarles a quienes de manera incauta caen en eso la historia real: Nos preguntaron una tarde en el panel quién nos parecía sobrevalorado, y mi respuesta fue Juan Román, pero no por su falta de condiciones, o porque hubiera sido un mal jugador, tendría que no haber visto un solo partido en mi vida para decir algo así, mi argumento fue que muchos en Argentina, ponían al lado de Messi y Maradona a Riquelme, lo cual lo hacía sobrevalorar, fue un extraordinario jugador, pero Messi y Maradona tienen un lugar aparte en Argentina. Ese incidente me produjo hasta amenazas, hoy por fortuna es una anécdota que hasta un poco de gracia me produce. Es menester que en este país nos enfoquemos en temas que valen la pena, y no gastemos nuestra atención en este tipo de debates tan del "entretenimiento deportivo".

Cargando