Hora 20

¿Por qué se hundió la cárcel para los corruptos?

Falta de liderazgo del gobierno, un Congreso heterogéneo y más independiente y los antecedentes del proyecto pudieron pesar.

El cierre de sesiones del Congreso ha estado en la picota pública por el hundimiento del proyecto que buscaba la cárcel efectiva para los servidores públicos corruptos, beneficiados hoy con reclusión en instalaciones militares, entre otros.

El proyecto debía quedar conciliado ayer, pero hubo una serie de jugadas políticas que impidieron la consideración en plenarias. Hubo una especie de cambiazo en la Cámara: el conciliador que firmó la ponencia, Gabriel Vallejo, no era el designado.

Vallejo le echa la culpa a la ministra del Interior, quien le habría indicado que se reuniera con el senador Germán Varon, el otro conciliador. El verdadero era Jairo Cristo, de Cambio Radical, quien dijo que además le entregaron tarde el expediente del proyecto.

La verdad es que las presidencias del Senado y de la Cámara le dieron un manejo cuestionable a la conciliación y eso ha causado indignación porque era de lo poco que se salvaba de los fracasados proyectos anticorrupción. Esta tarde se hundió el que obligaba a congresistas rendir cuentas.

Liderazgo y nuevo escenario

En su análisis de lo ocurrido con el proyecto de cárcel real a los corruptos, el ex viceministro Juan Fernando Londoño dijo en Hora 20 que el sistema político tiene mucha opacidad frente a los servidores públicos.

Agregó que el “sainete de ayer fue ese muerto no lo cargo yo” y ante ello la gente siente que se lucha poco contra la corrupción.

En opinión de Jorge Iván Cuervo, analista y columnista, ahora hay un nuevo escenario en el Congreso donde no se ve un liderazgo del Gobierno.

“Era una situación en donde se necesitaba del liderazgo del gobierno. El proyecto era un buen mensaje en términos políticos”, dijo.

Considera necesaria una reforma para que las iniciativas sean presentadas por los partidos y no por los congresistas, como está pasando hoy.

Según Lariza Pizano, editora política de Semana, el proyecto de cárcel a los servidores públicos corruptos empezó con pie izquierdo tanto por las opiniones del senador Uribe sobre la distancia del presidente con la consulta como por la falta de seguimiento a la agenda que se acordó luego en Casa de Nariño.

Para la periodista, lo que pasó con el proyecto de ley no fue bonito, pero era previsible el hundimiento

Para el penalista Francisco Bernate el hundimiento del proyecto no avala la corrupción, y la enseñanza que debe dejar es que debemos dedicarnos a los temas reales del país.

“Uno espera que los congresistas conozcan las leyes que nos rigen, hay por lo menos 6 leyes sobre el tema”, dijo.

 

 

Cargando