Henry Acosta: La dejación de armas ya había dividido a las Farc

El facilitador del proceso asegura que el gobierno de Santos no reincorporó a las bases de la guerrilla y pidió a Duque hacerlo.

El economista Henry Acosta, quien trabajó como facilitador en el proceso de paz que suscribieron los guerrilleros de las Farc con el Gobierno colombiano en la administración de Juan Manuel Santos, aseguró este martes que ese grupo insurgente se dividió en el año 2016 por la decisión de entregar todas las armas.

En entrevista con 6AM Hoy por Hoy, de Caracol Radio, Acosta explicó que en la última reunión plenaria de los comandantes, realizada ese año en La Habana, se le solicitó a la delegación de las Farc que la dejación de las armas se hiciera de manera gradual.

Vea también: Procuraduría sustentará apelación en caso Santrich esta semana

Pero la propuesta, por supuesto, no fue aceptada por Santos y la delegación de las Farc en las negociaciones tenía premura para firmar el acuerdo y salir a hacer política. “Eso contradijo al pleno y comenzaron serias diferencias entre los comandantes”, anotó Acosta.

Sobre la situación actual del proceso, Acosta afirmó que aún hay muchos vacíos, en varias regiones no se coparon los espacios dejados por las Farc y, lo más grave, las bases de esa guerrilla no fueron reincorporadas a la vidad civil.

El Estado no los ha reincorporado, pero también la guerrillerada mantiene repicando a la dirección del partido Farc porque esta no lucha por la reincorporación, enfatizó.

Vea también: Se frena Acuerdo Nacional mientras la Corte se pronuncia sobre objeciones

En ese sentido, Acosta dijo que le recomendaría al presidente Iván Duque hacer un gran programa de reincorporación, de buscar todos los que están en el campo tratando de sobrevivir reciban lo acordado en La Habana y recordó que en agosto culmina la entrega del 90% del salario mínimo que se le reconoce a los desmovilizados.

También pidió fortalecer la JEP. El gran temor de la guerrillerada y de los comandantes es que si se acaba la JEP se van a la cárcel, añadió.

“No nos reincorporaron, ahora nos van a meter a la cárcel, ¿entonces para qué firmamos?” es lo que se preguntan las bases guerrilleras, afirmó Acosta.

Y añadió que los guerrilleros tienen claro que no pueden volver a delinquir, “pero las necesidades vitales están primero, pues no tienen de qué vivir”.

Cargando