Hora 20

Emprendedores y emprendimientos: retos

Llamado de atención de los expertos para que haya flexibilidad regulatoria para el impulso de nuevos emprendimientos.

Este viernes, día mundial de Internet, retomamos el tema de los nuevos negocios tecnológicos, de emprendedores y emprendimientos, así como de las políticas públicas para el sector.

Esto luego del viaje del presidente Iván Duque a Sillicon Valley acompañado de un grupo de empresarios y de expertos del gobierno como Ignacio Gaitán, presidente de INNpulsa.

Qué mejor momento que el día Mundial de Internet para darle una mirada al mundo de los nuevos negocios que están avanzando en Colombia, soportado en una institucionalidad que poco a poco se va consolidando junto con unos inversionistas dispuestos a hacer nuevas apuestas.

Institucionalmente, los soportes vienen en aumento. Esta semana fue inaugurado en Bogotá “C Emprende”, un campus para emprendimientos e innovaciones; en Medellín, recientemente, se dio el lanzamiento del primer Centro para la Cuarta Revolución Industrial; Bancóldex creó el primer “fondo de fondos” para apoyar iniciativas de economía naranja, y está en camino la creación del ministerio de Ciencia y Tecnología.

A lo anterior habría que sumar las expectativas que generan las leyes de modernización de las TIC que avanza en el Congreso, la ley de financiamiento y varios artículos del Plan de Desarrollo, todos orientados a facilitar la creación de estas empresas, remover barreras administrativas y ofrecer alternativas de financiación.

Se trata de un nuevo intento del país para empujar una transformación productiva a partir de las opciones que ofrecen las revolucionarias tecnologías, pero con grandes retos como ampliar la conectividad más allá del 50% actual o masificar aún más el acceso en los establecimientos educativos públicos o comprometer a fondo a los gobiernos locales y regionales con políticas que vayan en la misma línea de la del gobierno nacional.

Tema de regulación y de educación

Según Alejandro Echavarría, inversionista ángel de capital semilla, el ecosistema de los nuevos negocios está pasando por un buen momento con al menos 30 compañías que a largo plazo, si son exitosas, se vuelven catalizadoras para nuevos emprendimientos.

En esa segunda ola, el empresario cree que en pocos años habrá al menos 200 nuevos emprendimientos.

Afirma que es más riesgoso invertir en un emprendimiento en América Latina que en EE.UU. y que en Colombia hay una escasez de capital semilla, lo cual obliga ir a buscar los recursos al exterior.

En opinión de Javier Villamizar, ejecutivo de SoftBank Investment Advisers, Colombia tiene modelos de negocios nuevos como la movilidad o la micromovilidad que requieren irrupción sin barreras normativas.

En lo educativo pone de presente que en los países de la región las universidades siguen formado ingenieros en disciplinas que no necesitan el tipo de negocios de la nueva revolución industrial.

Por su parte, Ignacio Gaitán Villegas, gerente de iNNpulsa entidad encargada del emprendimiento, la innovación y las industrias creativas en el país, enfatiza que todos están mirando para el mismo lado, sector privado y gobierno, con el desafío de crear una capa permanente para que los emprendedores pongan su mirada en cualquier parte del país.

“El mayor propósito es mirar todos para el mismo lado independientemente de cualquier ideología. Ahora el desafío es que haya rondas de cualquier emprendedor en el país”, dice.

Sylvie Duchamp, directora de Comunicaciones de Microsoft, señala que tenemos una visión clásica de mirar los temas regulatorios que no se adaptan a la velocidad en que suceden los emprendimientos.

“No hemos podido generar un marco regulatorio flexible para que no sea taxativo. En el mundo de la regulación hay una especie de parálisis por el análisis”, dice.

Santiago Pinzón,vicepresidente de Transformación Digital de la Andi, destaca que estamos en el centro de cómo se está ordenando la casa en el tema de emprendimiento, desde lo institucional, a través de lo que plantea el Plan de Desarrollo.

“La nueva relación laboral debe comprender esta cuarta revolución industrial y es una discusión sobre el futuro del trabajo”.

 

 

Cargando