El sabor de la comida en la literatura

Programa especial con Leonor Espinosa, Fernando Quiroz y Camilo Hoyos.

Este 1º. de mayo, día del trabajo, Hora 20 tiene otro sabor. Mejor dicho, con el deleite de literatura y cocina, uno de los atractivos temáticos de la Feria del Libro de Bogotá.

Se trata de esa relación estrecha y recurrente entre gastronomía y literatura en virtud de la cual surge una interesante identidad cultural.

Una de las invitadas a manteles a esta mesa es precisamente la reconocida chef Leo Espinosa, autora de “Leo el Sabor Ancestral y Moderno”, “Lo que cuenta el caldero y quien ahora acaba de recibir un homenaje a través del libro “Leonor Espinosa, un homenaje ilustrado”.

Pero además, Leonor hizo la curaduría de “Sabores de Colombia” que trajo a la feria a un selecto grupo de restaurantes por medio de la alianza del Ministerio de Comercio, Acodres, y Caracol, la radio de la feria.

Además la feria tiene una sección especial llamada Libros para comer y una serie de autores invitados como Amalia Lú, Julia Muñoz Toro o el español Ignacio Peyró.

Antes de pasar a manteles en el debate, algunas referencias al tema:

• Por ejemplo, los libros de García Márquez... La comida en 100 años de Soledad donde Úrsula Buendía es quien dispone lo que se come y cómo debe ser presentado y servido. “Que hagan carne y pescado, que compren las tortugas más grandes”, ordena para ocultar la miseria. O “las berenjenas al amor”, sugeridas en “El amor en los tiempos del cólera”, considerado todo un tratado de la cocina caribe.

• Y en lo universal, qué tal este menú descrito por Cervantes en Don Quijote: "Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían tres partes de su hacienda".

• Lo que hay de gastronómico en “En busca del tiempo perdido” de Marcel Proust.

• Los excesos gastronómicos de Gargantúa y Pantagruel, de Francois Rabelais.

• Las recetas de los omelete en “Sostiene Pereira”, de Fernando Tabucci.

• También el encanto en “Como agua para el Chocolate”, de la mexicana Laura Esquivel.

• Los platillos que prepara doña Flor, en la novela Doña Flor y sus dos maridos, de Jorge Amado.

• Las dulces historias de Roald Dahl, en “Charlie y la fábrica de chocolates.

 

Cargando