¿Por qué no despega la agroecología en el mundo?

Un grupo de expertos considera que, entre otras razones, aun no hay locales suficientes para estos mercados.

Jóvenes participan de las estrategias de cultivo amigables con el medioambiente, tecnologías verdes y nuevas formas de producción en Guadalajara (México). /

La falta de mercados locales donde comprar productos ecológicos es uno de los obstáculos por los que la agroecología no despega a nivel mundial, según expertos y productores reunidos hoy en Roma.

Michelle Grant, del centro especializado en alimentación de la universidad ETH de Zúrich (Suiza), presentó un informe que aborda las dificultades que afronta la agricultura ecológica a pesar de su contribución al desarrollo sostenible.

Ese tipo de disciplina científica, también entendido como movimiento social y conjunto de prácticas, se centra en la interacción entre plantas, animales y personas para producir alimentos sin insumos externos como fertilizantes o pesticidas.

Sus resultados para mejorar, por ejemplo, la fertilidad del suelo suelen tardar tiempo en observarse y dependen de mano de obra intensiva, afirmó Grant, que destacó la falta de inventivos en investigación y nuevas tecnologías como la digitalización en ese terreno.

Además, instó a crear nuevos mercados y cadenas de valor que tomen más en cuenta valores como “la equidad, la trazabilidad y la sostenibilidad" para dar más espacio a la agroecología.

Si los alimentos se venden baratos es, entre otros motivos, porque su precio no suele recoger otros efectos externos como el daño ambiental o social ligados a ciertos modelos de producción, por lo que Grant llamó a captar mejor su coste real.

“Todavía falta educación para no mirar solo a la producción", dijo Brian Baldwin, representante del sector privado en el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial, una plataforma del sistema de Naciones Unidas.

Baldwin subrayó que los agricultores necesitan hacer dinero”y recomendó aprovechar las oportunidades de dar más valor a los productos con el procesamiento y la mercadotecnia.

“La agroecología es una forma de vivir que funciona. El problema es que los mercados locales ya no están ahí y se ha destruido a las comunidades rurales", apuntó la genetista y productora italiana Elisa D’Aloisio, en alusión al abandono del campo en numerosos países y la dependencia de las grandes cadenas de alimentación.

La representante de la Organización Mundial de Agricultores Luisa Volpe reclamó escuchar más a los productores, que son quienes “conocen los desafíos habituales que supone mantener cada día la producción a ciertos estándares para el bienestar de sus familias”.

“Ellos pueden aportar soluciones para aumentar las prácticas sostenibles a nivel global, como ya han hecho durante siglos adaptando nuevas plantas para cultivar”, enfatizó.

Cargando