Universitarios desarrollan dispositivo que cambia vidas en el Tolima

El grupo de investigación Aqua de la Universidad Cooperativa de Colombia creó un purificador de agua para ayudar a las comunidades vulnerables.

El equipo reúne a 11 personas entre docentes, estudiantes y egresados. /

El Estudio Nacional de Agua, ENA, del pasado año 2018, muestra que más de 6 millones de colombianos consumen agua de mala calidad. Frente a esta realidad y desde el 2008 en Ibagué el profesor Óscar Efrén Ospina Zúñiga, del programa de ingeniería civil de la Universidad Cooperativa de Colombia y líder del grupo de investigación, Aqua, creó un prototipo que se denominó “Aqua uno”, cuya finalidad es disponer de un tratamiento domestico para comunidades indígenas y en general en condiciones de vulnerabilidad, especialmente en zona rural.

El proyecto consiste en el desarrollo de un dispositivo que contiene toda la tecnología para el tratamiento del agua, con procesos convencionales incluido absorción y, lo mejor, a bajo costo. Además, es operado por el mismo beneficiario, dado su simplicidad.

El docente Ospina Zuñiga le dijo a Al Campo, de Caracol Radio: “Cuando se iniciaron los procesos de investigación en el 2006 en el grupo Aqua, uno de los resultados gruesos que se tuvo del procesos, fue que las comunidades no tenían ninguna posibilidad de acceder a agua potable, a los sistemas de tratamiento actuales y menos a las tecnologías por los costos de instalación, operación y mantenimiento; dejando a las familias en condiciones de marginalidad y vulnerabilidad, especialmente en las zona rurales”.

Por lo anterior, diseñaron un sistema que contuviera la misma tecnología, pero con materiales muy económicos y mediante un sistema simple, sencillo y muy eficiente.

¿Qué ha pasado en los 11 años del proyecto?

En el 2009 presentaron el prototipo del ‘Aqua uno’, a la comunidad internacional, comunidad académica y científica; así lograron obtener un premio Placa Académico otorgado por el centro Cathalac y la Unicef, entre otros reconocimientos.

En el 2010, presentaron el proyecto al programa hábitat de Naciones Unidas y les otorgaron el reconocimiento Best Practices a nivel mundial, dentro de la convocatoria que recoge a 10 del mundo.

En el 2011, ganaron el premio Eciciencia Davivienda, otorgado por la escuela colombiana de ingeniería Julio Garavito.

Por lo anterior, se publicó un artículo científico en la Revista de la Escuela Colombiana de Ingeniería y les permitió visualizarse internacionalmente, y países como Nicaragua los contactó para que desarrollaran el proyecto con ellos con las comunidades marginales.

En el 2016 hicieron el contacto y en el 2017 estuvieron en Nicaragua apoyando a una ONG con recursos de una asación Suiza con quienes se desarrolló el programa con el que se benefició a 30 familias y posteriormente ampliaron a 150.

Posteriormente, se desarrolló el Aqua dos, mucho más avanzado, el cual se radicó en diciembre de 2018 en la Superintendencia de Industria y Comercio como una patente de innovación y está en trámite, se espera que este año o el otro legren tener la patente.

Lo que actualmente están desarrollando a nivel regional es instalando otro prototipo, el cual denominan ‘Aqua tres’, mucho más robusto y más sencillo, el cual lo están obsequiando a familias en condiciones de vulnerabilidad en especial de zona rural, donde les enseñan cómo se usa y con resultados concretos.

Foto: Caracol Radio

¿En el Tolima cuántos dispositivos han instalado y cuántas familias se han beneficiado?

En el departamento del Tolima han estado en los municipios de Ibagué, Coyaima, Ortega, Rovira y San Luis, donde se han beneficiado al menos 20 a 30 personas.

“Esperamos que este año podamos impactar buena parte de los municipios del departamento”, aseguró el ingeniero Ospina Zuñiga.

¿Qué buscan ustedes?

“Con esto lo que estamos es promulgando una tecnología limpia económica y que brinda agua potable a comunidades vulnerables a pesar de que el agua que consuman es de muy mala calidad y logramos cumplir con lo establecido con la normatividad, pero más allá es impactar en el Estado, como las administraciones locales para que nos apoyen y por eso la universidad está haciendo contactos con algunas alcaldías de Espinal, Coyaima, Saldaña, Ortega y Rovira, con el fin de lograr un recurso económico para poder masificar el dispositivo en las veredas y comunidades”.

¿Los costos del dispositivo?

El costo directo del dispositivo es de 250 mil pesos, adicional a ello hay un costo de transporte, instalación, capacitación a los beneficiarios.

¿Cuáles son las condiciones del agua en el Tolima?

“Es preocupante porque cada vez que vamos a un sitio, nosotros hacemos una caracterización de agua cruda y del agua tratada que obtenemos con el dispositivo para mirar los márgenes de deficiencia y de utilidad del sistema y lo que hemos encontrado en algunos sectores es agua que tiene unos indicadores de contaminación bastantes peligrosos, me explico, en Riomanso, en el municipio de Rovira, encontramos alta contenido de manganeso, elemento químico; y eso tiene una incidencia en la salud; en el municipio de Ortega, encontramos altos contenidos de nitratos y nitritos, lo cual puede tener afectación en la población infantil y recientemente en Ibagué tuvimos un problema con el estudio que le hicimos al agua en la vereda El Retiro, del Cañón del Combeima, obtuvimos valores de cromo, cuatro veces superiores a lo establecido por la normativa colombiana, lo cual estamos hablando de un metal toxico y así lo están consumiendo”.

Foto: Caracol Radio

¿Cómo es la financiación?

La financiación en general ocurre por la universidad Cooperativa de Colombia, la cual ha destinado algunas recursos técnicos y financieros para promulgar el proyecto de carácter social, pero también, “contamos con recursos de particulares y docentes que han aportado dinero para adquirir materiales y cada uno de ellos se apadrina de una familia y de esa manera hemos tratado de impactar de la mejor forma”.

Sin embargo, el ingeniero reconoce que: “En estos momentos si tenemos una dificultad porque nos gustaría que se masificara, pero para ello requerimos el apoyo el estado, específicamente de los entes territoriales y en este caso las alcaldías, para que ellos mediante recursos propios nos logren dar el recurso necesario y poder masificar más el proceso”.

Actualmente, el costo del filtro es de 250 mil pesos, pero hay unos costos adicionales.

Cargando