Silvopastoreo

Reconversión agrícola y pecuaria para salvar ecosistema de páramo

Se realiza en el norte del departamento del Tolima donde impulsan un programa de silvopastoreo.

Con el objetivo de minimizar el impacto ambiental generado por la ganadería se adelanta en el norte del departamento de Tolima un programa de silvopastoreo, en el que los animales están concentrados en áreas pequeñas donde se utiliza para su alimentación toda clase de forrajes y diferentes árboles frutales o que son usados para la producción industrial o maderera.

El propietario de una de las granjas piloto que existen en la zona es Jairo Velásquez Salinas, quien en su finca del municipio de Villahermosa, se arriesgó a incursionar en este sistema novedoso para la región.

“En lugar de tener 10 o 15 reses, ahora solo 4 pero me producen más o menos la misma leche. La clave es no dejarlas en un espacio abierto sino en parcelas más pequeñas y bien organizadas, con diversidad de forrajes para minimizar el impacto ecológico propio de la actividad”, dijo el señor Velásquez Salinas.

Añadió que el primer beneficio es que los potreros y el ganado están mucho mejor, porque se siembran plantas que de verdad ayudan en su alimentación y están funcionando a la perfección.

Y añadió: “A través de estas pruebas piloto se pretende que la gente de la comunidad se dé cuenta de que en realidad el plan si funciona, y así se decidan a hacer una ganadería menos extensiva.”

En el proyecto participan entidades como la Unión Europea, Corpocaldas, Parques Nacionales Naturales de Colombia y el Instituto Alexander Von Humboldt, entre otras, que buscan crear conciencia entre los ganaderos de Tolima, Caldas, Risaralda y Cauca de que los animales ocasionan graves daños por la compactación que generan en la tierra, y también a la capa de ozono ya que son grandes productores de gas metano tras su proceso de digestión.

Don Jairo se considera un ecologista puro y es sabedor de las dificultades que tiene convencer a sus vecinos de acogerse a esta iniciativa.

En entrevista con Magda Jimena Ríos, de Caracol Radio, dijo que “la verdad es que la alternativa es buena pero es muy duro asimilarlo por parte del campesino del páramo, pues ellos tienen su ganado en terreno abierto y no son conscientes del daño ambiental que se causa a las fuentes de agua y con las quemas supuestamente controladas”.

“Se necesita mucha educación y socialización porque se viene la ley de páramos y humedales, que endurecerá los controles y sanciones sobre ciertas actividades en estas áreas protegidas”, precisó.

Habitantes comprometidos en el Tolima con la preservación del medioambiente propio del Nevado del Ruíz, una de las maravillas naturales de Colombia que se niega a desaparecer y a quedar sólo en el recuerdo de algunos, y en las fotos para las futuras generaciones.

Jairo Velásquez Salinas / Foto: Caracol Radio

Cargando