En el Día Internacional de la Mujer, una mirada al Género y la Salud Mental

Según la Organización Mundial de la Salud, las mujeres padecen de depresión en un porcentaje mucho mayor que los hombres.

La salud mental es el bienestar emocional, psicológico y social que se refleja en la forma en la que una persona siente, piensa y actúa. Actualmente, por los estilos de vida acelerados, este tipo de padecimientos están en aumento y tienen graves consecuencias en la vida cotidiana de las personas. Aunque al hablar de enfermedad mental las tasas son más representativas para las mujeres, no se puede desconocer la vulnerabilidad a la cual se exponen los hombres.

La depresión y la ansiedad son los trastornos mentales más frecuentes. Se calcula que afectan a más de 300 millones de personas en el mundo. Entre los factores que pueden ocasionar estos trastornos están componentes genéticos, biológicos y psicosociales. Sin embargo, en las mujeres factores como la falta de acceso a la educación, la sobrecarga laboral, la discriminación, la inequidad económica, los múltiples roles que debe desempeñar y la violencia de la cual pueden ser víctimas (física, psicológica y/o económica), influyen en la aparición de estos trastornos.

Asimismo, la construcción social del concepto de hombre y mujer en el que se subestiman las capacidades y habilidades del género femenino y se ponen por encima las del masculino, tienen repercusiones importantes en la salud mental de las mujeres. 

A pesar de esto, es más factible que ellas pidan ayuda a tiempo, ya sea que su familia identifique los síntomas: tristeza, llanto, desmotivación, aislamiento o ellas lo hagan por su cuenta. En los hombres los síntomas en su gran mayoría se ven representados por irritabilidad o agresividad, por lo cual para su contexto puede resultar difícil determinar. 

Para la Psicóloga Jenny Lizeth Guevara Moreno especialista en Psicología clínica, de Clínica de Nuestra Señora de la Paz “es importante que desde pequeñas se empodere a las mujeres en sus diferentes roles, no solo ubicándolas en una misma jerarquía con el hombre, sino fortaleciendo su autoestima, autoconcepto y autoimagen”

En Colombia el 80% de casos de suicidio consumados, corresponden a hombres. La profesional resalta que es importante que durante la primera infancia se promuevan tanto en niños como en niñas procesos relacionados con toma de decisiones, solución de problemas, resiliencia, y afrontamiento de situaciones estresantes, lo cual puede prevenir significativamente cuadros asociados a depresión o ansiedad. 

“La familia definitivamente es un factor de protección inefable, por lo cual la comunicación entre los diferentes integrantes debe ser siempre abierta, centrada en la comprensión, el respeto, la escucha, el apoyo”, agrega la doctora Guevara.

Por último, cabe resaltar que el acceso a los servicios de salud mental están disponibles tanto para hombres como mujeres, la atención no excluye a ningún género y por el contrario debe incluir a niños, adolescentes, jóvenes y adultos. 

Cargando