[Video] Así vivimos una gran noche con Justin Bieber en Bogotá

Reviva con nosotros en video grandes momentos de la noche del único show de Justin Bieber en Colombia y le la reseña de Uschi Levy sobre su primer concierto de la estrella del pop.

Mi primer concierto de Justin Bieber

Ayer fue el día del concierto de Justin Bieber en Colombia y un aguacero bogotano de esos que asustan, nos hizo pensar que, quizás, el concierto se cancelaba.

Bueno, no “nos” hizo ”me” hizo porque la gente que estaba haciendo fila desde el día anterior, no se movió de su puesto porque los padres que acompañaron a sus hijos a ver a su ídolo, jamás pensaron en desertar…porque eso es lo que genera Justin Bieber.

Este fue mi primer concierto del canadiense. No soy Belieber, pero soy melómana. No tengo discos de Bieber, pero tampoco tengo prejuicios. No me sé todas sus canciones, pero me sé más de las que me imaginaba.

Y más allá de que muchas veces su talento se ve opacado por sus escándalos, jamás he puesto en tela de juicio que este chico de 23 años es un gran cantante, un tremendo compositor y una de las figuras de la música más importantes del siglo XXI

Así que pasé por mi casa para ponerme botas y abrigarme y me fui al Campín para verlo y opinar con base en algo concreto.

Lo primero que me llamó la atención fue el ambiente familiar muchos chicos y muchos padres acompañando a sus hijos y, la verdad, cualquier artista que logre que padres e hijos pasen un momento juntos, cualquier artista que genere una comunión entre padres, hijos y la música, merece mi respeto.

A las 7:45pm, súper puntual, Ali Stone se tomó el escenario de El Campín. Acompañada por su bandeja y una guitarra, le tocaba una tarea difícil: encantar a un público que no había ido a verla a ella…y que estaba esperando a alguien más.

Y lo hizo y ¡lo hizo muy bien! Con seguridad y aplomo, mostró que mezcla, canta, toca y puede manejar un público enorme, en un escenario gigante y en una noche muy especial.

Cuando estuvo en “Dos y Punto” nos sorprendió con sus conocimientos ayer sorprendió con su talento.

A eso de las 8:30pm, 15 minutos antes de lo previsto, Justin se tomó el escenario.

Con unas pantallas y unos efectos visuales realmente impresionantes, el canadiense arrancó la noche intentando hacer su show mientras se escuchaba un muy molesto zumbido por todos lados…y ahí es cuando un artista demuestra lo serio y profesional que es: con mucha tranquilidad se acercó al ingeniero de sonido y con la mejor onda y su micrófono abierto, dijo: “hay un sonido extraño que no para y me resulta muy difícil seguir… vamos a solucionarlo.”

Y voilá. Solucionaron el tema en medio minuto y todos (sobre todo él) nos quedamos tranquilos.

La parte visual del espectáculo es una cosa de otro planeta: luces, coreografías, vestuario, fuegos artificiales, jaulas, plataformas honestamente, uno no sabe para dónde mirar.

Pero en medio de todo eso, él se tomó un momento para sentarse en un sillón, coger su guitarra y hacer lo que más le gusta: cantar.

Así empezó su carrera: con unos videos que su mamá subió a YouTube en los que un “peladito” de 12 años tocaba la guitarra y cantaba y esa, es su esencia.

Dos canciones de él y un cover de Tracy Chapman (fuimos muy pocos los que cantamos esa canción!) es quizás su manera de decir: sí, tengo muchas luces alrededor pero soy un tremendo artista, y puedo defenderme en este estadio, cantando en vivo, solito con mi guitarra.

Después siguieron los éxitos, los bailes, las luces y “Sorry”, una canción que lo ha llevado más lejos de lo que ya estaba esta fue su última canción vistiendo, por supuesto, la camiseta de la selección Colombia.

Después de casi dos horas de show, terminó de cantar, prometió volver, las luces se encendieron y la gente, muy tranquila, empezó a irse.

¿Hizo algo de playback? Sí, hizo algo de playback pero eso no le quita el mérito de todo lo que es porque cuando vas a ver a Bieber, no vas a ver a un “vocalista”, va a ver a un “showman” y su show, honestamente, descresta.

Y sí, entendí a los Beliebers.

Cargando