Quiero seguir vivo, no que me recuerden: Fernando Botero en Caracol Radio

Entrevista exclusiva de 6AM Hoy por Hoy con el artista colombiano, quien logra su sueño de exponer sus obras en China.

El maestro Fernando Botero se declaró en 6AM Hoy por Hoy muy emocionado de ver la reacción del público luego de la inauguración en Shanghái - China - de la segunda exposición de sus obras, en seguida de la que la realizara en Begin.

En esta segunda exhibición en China, Botero llevó 78 óleos, 16 dibujos de gran formato, 30 dibujos, tres santas y nueve esculturas monumentales que hacen parte de esta muestra que ya está abierta al público y se extenderá hasta el 8 de mayo de 2016.

“Debo decir que es muy emocionante ver la reacción del público aquí, ha habido mucho interés sobre todo en Beijing en donde tuvimos la exposición anteriormente, hubo un récord de asistencia a la exposición me decían que nunca se había visto tanto público en una exhibición y estamos muy satisfechos”, manifestó el maestro.

Explicó que la ceremonia empezó de una manera muy formal, siempre tienen una gran sala donde hay unas grandes poltronas y “uno se sienta como en línea o en fila india, uno nunca queda al frente del personaje sino que queda al lado y es una forma de pre recibir muy china”.

Fernando Botero manifestó que antes de la inauguración del evento vino la secretaria del Partido Comunista de Shanghái, “estuve hablando con ella, es una persona muy importante, debe tener unos 55 o de 60 años y me dijo algo sorprendente y es que me conocía desde cuando yo estaba en el colegio tal vez ella vio algún cuadro o alguna publicación, pero fue muy amable”.

Manifestó que posteriormente estuvo hablando con la embajadora de Colombia y empezó un diálogo entre varios funcionarios nacionales y esos momentos fueron antes de la inauguración.

Botero dijo que posteriormente pasaron a otra parte, a un gran hall, “en donde hubo discursos del director del museo, del subdirector, yo también hablé, y luego se abrieron las puertas de la exposición”.

El maestro Fernando Botero anotó que esta experiencia es emocionante porque hay mucha gente, además cuando ve a los chinos admirando su obra le pasa por su cabeza la importancia de esa cultura tan distinta a la colombiana y el hecho de que puedan entender y sensibilizarse con estas obras “para mí eso es muy emocionante y muy importante poder tener una comunicación con otras culturas”.

En cuanto a una de las piezas más importantes de esta exposición, una foto de su padre, Botero explicó que él era “agente viajero y que lo hacía con las mulas por todo Antioquía, porque en esa época así se hacían las cosas porque las carreteras no eran tan buenas, habían parajes en donde solo se podía llegar a caballo, y ese cuento les fascina, les parece increíble y es un cuento bueno para echar”.

Explicó cómo un paisa, sin tener una influencia directa y una ascendería tanto de su padre como de su madre, nace artista y con esa inspiración y magia que cultiva y cautiva.

“Para mí es un secreto o un misterio muy grande que yo haya desarrollado una vocación tan temprana y tan fuerte por el arte y en Medellín en un ambiente tan negado para eso porque allí todo el mundo pensaba en hacer negocios y abrir almacenes, era inesperado para hacerlo con esta pasión tan grande, nunca he podido entender, pero me sucedió”, dijo.

Botero agregó que luego de sus dos exposiciones en China no va a pintar nada, ni a hacer ninguna escultura y recordó que luego de vivir 14 años en Nueva York nunca se le ocurrió pintar nada de esta ciudad, ninguna escena, ni paisaje norteamericano.

Anotó que también vivió también 40 años en París y tampoco hizo nada al respecto, porque según él tiene una temática y es en que su corazón y en su mente, la realidad latinoamericana y colombiana y no necesita más que ese recuerdo, así como esa fantasía para hacer sus cuadros, es decir que no necesita de chinos para seguir trabajando.

Aunque sus tres hijos no siguieron la pintura, el maestro Botero señaló que las exposiciones son de la familia Botero, porque todos estuvieron ahí como Fernando, quien hizo todos los contactos administrativos para realizar estas exhibiciones con los directores de los museos.

La clave para ser joven

El maestro Botero dijo que la clave para a uno no se le olvide ser joven es que le digan ‘Fer’, como sus nietos lo llaman, porque que le digan abuelo, “eso es terrible”, manifestó entre risas.

Botero recordó la muerte de su hijo Pedrito en un accidente de Tránsito en Barcelona en 1974 y afirmó que es una cosa de un dramatismo muy grande, porque solo una persona que haya tenido un hijo y se le haya muerto sabe lo que se siente.

“Yo le quise hacer un homenaje y creé la sala Pedrito y esta existió antes de que existiera el Museo Antioquia“, reiteró el artista.

El maestro Botero dijo que jamás le ha gustado pintar sentado y reiteró que en estos momentos lo único que quiere es tranquilidad, no quiere tener casas más grandes, ni carros, ni aviones, ni barcos. "Eso ya no me interesa, sólo mi tranquilidad y mi trabajo”.

Botero también manifestó que aunque no recuerda haber llorado de alegría, sí tiene cierto optimismo y tranquilidad, porque no es un hombre angustiado, sino por el contrario muy optimista y reiteró que lo que más le interesa es su tranquilidad y su trabajo.

Finalmente concluyó que ha vivido enamorado de su mujer hace 40 años, total que ha sido para él muy importante el amor en todo lo que hace, porque es una persona maravillosa, toda una artista y se han llevado muy bien.

Cargando