Lo más leído

  • Con foto de su parte posterior, Kimberly Reyes habla de sus glúteos
  • ¿Qué le está preparando Gustavo Petro al ex fiscal Nestor Humberto?
  • Jennifer López sorprende completamente desnuda para lanzar nueva canción
  • Luto mundial: Murió Diego Armando Maradona
  • Derrumbe de grandes proporciones provoca cierre de la calzada Bogotá-Tunja
  • Siete puntos de concentración en Risaralda durante el paro de taxistas
Bucaramanga

El paso a paso del secuestro de Nicolás Ayala

Uno de los sujetos que participó en el plagio del joven de 20 años dio información sobre el sitio donde sepultaron a la víctima.

Nadie, salvo su familia y las autoridades sabían del secuestro de Nicolás Ayala Casas, un joven de 20 años, habitante de Lebrija, Santander. La historia salió a la luz pública luego que la Policía y la Fiscalía capturaron a Ricardo Jaimes Garavito y Yesid Daniel Sanabria, dos de los presuntos responsables del plagio ocurrido el pasado 18 de agosto.

Lea también: 14 muertos y 360 nuevos casos de COVID-19 en Santander

William Cristancho, defensor de oficio de Ricardo Jaimes, uno de los sindicados del acto criminal relató en Caracol Radio cómo se fraguó el rapto y lo que ocurrió durante los días posteriores. Una mujer que fue inquilina de la familia Ayala Casas entregó información a los delincuentes sobre la supuesta riqueza de quienes la hospedaron. En realidad, los padres del plagiado son personas humildes. Su papá es trabajador de una reconocida avícola que con los ahorros de toda la vida pudo construir varios pisos en la casa donde han residido por mucho tiempo.

Lea también: Gobernador Aguilar superó el COVID-19

Nicolás Ayala laboraba como transportador informal. En virtud a ese oficio fue requerido por unos hombres que le pidieron un servicio hasta un área rural donde lo sometieron. La primera exigencia de los bandidos que se identificaron como Los Botalones fue por $120 millones. La negociación en torno al valor del rescate se prolongó por varios días. Durante algún tiempo, los secuestradores entregaron pruebas de supervivencia como audios y hasta un video.

Lea también: Policía en Bucaramanga busca acordar protocolo para marchas

La banda delincuencial fue rebajando la suma revela el abogado Cristancho. Los días pasaron hasta que el viernes pasado, en un operativo conjunto de la Fiscalía y de la Policía Nacional fueron capturados dos de los plagiarios. Uno de ellos, Ricardo Jaimes, quien tiene anotaciones judiciales accedió a colaborar y entregó las pistas para dar con la supuesta tumba en la que habría sido sepultada la víctima.

Lea también: Identifican al conductor de carro de alta gama que arrolló ciclista

Las autoridades llegaron hasta el sitio, en el cerro de Palonegro, entre Lebrija y Girón donde en efecto hallaron los restos de una persona, sin que se haya establecido que correspondan a Nicolás. Ahora, Medicina Legal efectuará las pruebas para constatar la identidad del fallecido.

Lea también: "No sabemos si ya pasó el pico de la pandemia": Epidemiólogos

Lo que se sabe es que al secuestrado lo estuvieron moviendo por la vereda Motoso y por un asentamiento que hay en los alrededores de un antiguo negocio llamado La Ponderosa, ubicado en la vía al aeropuerto. De Ricardo Jaimes se afirma que estuvo involucrado en una serie de ataques a mujeres a quienes robaban y luego abusaban en Lebrija indicaron fuentes que pidieron el anonimato. A este sujeto lo conocen con el alias de Popeye.

 

 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir