24 DE NOVIEMBRE DE 2019

"Es una obra de Dios": Esperanza Luna Amaya

Diálogo con la directora de la fundación Amor y Esperanza que presta ayuda a las familias de los niños enfermos que llegan al Hospital Universitario.

En el Hospital Universitario de Santander opera una espacio feliz; suena a contradicción que en un lugar sombrío, donde la gente está afligida haya un área dedicada a que los niños sientan el menor impacto antes de entrar a las sesiones de radio y quimioterapia. Alguien donó un contenedor y las mujeres de la fundación Amor y Esperanza acondicionaron una zona diferente.

Lea también: "Promovemos el pensamiento crítico": Carlos Parra

A la cabeza de este grupo de damas voluntarias está Esperanza Luna Amaya; cuenta con el apoyo de su gran amiga de hace varios años, María Teresa Cortés, coordinadora de la Zona Feliz. La fundación tiene intenta mejorar la calidad de vida de los niños que llegan al centro médico, especialmente a través de actividades lúdicas.

Lea también: "Espacio público, la piel de la democracia": Iván Darío Acevedo

Cada año, Esperanza se embarca en un viaje para que los niños y sus familias conozcan el mar. La primera vez se fueron con pocos medios; sin embargo, ahora la excursión tiene más recursos gracias a medios de comunicación que han difundido el trabajo de la fundación.

Lea también: "Brindar ayuda donde ningún otro llega a hacerlo": Paola Andrea Arenas

Esperanza Luna es madre de dos jóvenes, uno de los cuales nació con discapacidad cognitiva; "es como tener un ángel en casa". Esta abogada y contadora pública, con una gran experiencia en lo público y privado, es la invitada al Personaje de la Semana.

Cargando