En Boyacá 'guardarán' al Esmad durante el paro del 21 de noviembre

Sin miedo y sin violencia: así serán las manifestaciones en Boyacá, departamento con antecedentes de graves paros como el campesino y el camionero.

Así lo pidió el gobernador de Boyacá Carlos Andrés Amaya en el último consejo de seguridad de cara a las protestas del próximo jueves 21 de noviembre, para evitar que se presenten “factores de oportunidad” que desemboquen en enfrentamientos entre la Fuerza Pública y los manifestantes, alterando el orden público y la tranquilidad de en la región.

La idea es que durante las primeras horas de la manifestación, y de acuerdo al comportamiento de quienes salgan a protestar en Tunja, Duitama, Sogamoso y Chiquinquirá, el Escuadrón Antidisturbios de la Policía, Esmad, no esté en las calles y tampoco cerca de quienes ejercen su derecho constitucional a la protesta. Todo esto, con el fin de 'evitar provocaciones'.

El gobernador Amaya dijo que "es un riesgo que se toma, luego de que se estableció un pacto entre los líderes de las manifestaciones y las autoridades de seguridad y defensores de derechos humanos, donde se indica que este jueves, en Boyacá, protestaran sin miedo y sin violencia, en la que el desasosiego y el bandalismo no sean protagonistas, dándole paso al reclamo de derechos en el marco de la ley y la Constitución.

De acuerdo con el mandatario de los boyacenses, “es una arriesgada muy grande pero yo le he pedido a la Policía que guarde al Esmad para que no salga a las calles por lo menos mientras arrancan las manifestaciones para que evitemos desmanes. Esperamos que todas las decisiones que hemos tomado, y los compromisos entre autoridades y líderes del paro surtan efecto”.

Destacó que “aunque nos estamos arriesgando, nuestras marchas serán sin miedo para que todos los que quieran salir a protestar no tienen miedo de que alguien los agreda, y sin miedo para que quienes no saldrán a protestar, y quieran abrir su negocio para trabajar, tampoco sean violentados. No hay mayor contradicción de salir a exigir derechos afectando con violencia los derechos de los demás”.

Se acordó que, ante la eventual agresión a un estudiante por parte de las autoridades, la Mesa de Derechos Humanos junto con el Ministerio Público intervendrán para tomar las medidas pertinentes.

De la misma manera, la Policía Nacional se comprometió a no hacer presencia con el Esmad, siempre y cuando no se presenten desmanes ni actos vandálicos.

Por su parte, los estudiantes que participarán en la protesta, se comprometieron a promover el no uso de capuchas y a que, de presentarse un acto violento contra un bien público o privado, se ejercerá autocontrol con el fin de no escalar los hechos.

A su vez, la Procuraduría acompañará la jornada permanentemente para garantizar los derechos de los manifestantes y de la ciudadanía en general.

En cuanto a la Defensoría del Pueblo, habrá permanente interlocución con los defensores de Derechos Humanos.

Entre tanto, el gobernador Carlos Amaya tendrá el papel de interlocutor permanente con los voceros de los líderes de la protesta.

En Boyacá descartan la participación de civiles antidisturbios como los promovidos por un grupo denominado “Patriota” en Medellín, Antioquia.

SUSCRÍBASE A LOS CONTENIDOS DE CARACOL RADIO EN GOOGLE NEWS. ENTRE AQUÍ Y HAGA CLIC EN LA ESTRELLA.

Cargando