Denuncia

Escoltas de la UNP protestaron en Urabá por el abandono del Estado

El sindicato denunció que la Armada Nacional les cobró la gasolina de la lancha para poder sacar los cadáveres de Chocó y llevarlos a Turbo.

Un grupo de escoltas de la  UNP,  que trabajan en los diferentes esquemas de seguridad en la subregión del Urabá y el departamento de Chocó, denunciaron que están siendo víctimas de abandono por parte del Estado.

Revelaron los escoltas que tuvieron que recoger  dinero para poder trasladar  los cadáveres de sus dos compañeros asesinados a sus ciudades de origen.

El cadáver del Señor Jairo León Rendón fue enviado por tierra a Medellín y el de Robinsón Romaña a Apartadó

El sindicato de la UNP para la regional Medellín- Chocó, Analtraseg, denunció que cuando encontraron a los compañeros muertos y flotando en el río Atrato, ellos mismos los rescataron y los llevaron a la morgue de Riosucio; añadieron que es falso que hubo acompañamiento de la Armada Nacional, incluso, el vicepresidente del sindicato, Fabián Andrés Gallego, aseguró que esa fuerza del Estado les cobró para poder trasladar los cuerpos a Turbo en lancha.

Lea también: Funcionarios de la UNP denuncian amenazas por parte del Clan del Golfo

Fue imposible la colaboración del Estado, no nos quisieron colaborar con helicópteros de la Fuerza Aérea. Pero lo más preocupante y lo más triste es que a la Armada Nacional le pedimos colaboración para sacar los cuerpos vía marítima hasta el municipio de Turbo, y los señores de la Armada nos dijeron que sí nos hacían acompañamiento por el río Atrato, pero teníamos que darles una suma de dinero para el combustible”, aseguró el agremiado.

También dijo, que entre varios agremiados lograron reunir un millón ochocientos mil pesos y contrataron una panga de pescadores locales, quienes llevaron los cuerpos hasta Turbo en alto estado de descomposición. Situación que lamentaron profundamente, porque dicen, exponen sus vidas a diario para proteger a líderes sociales y Concejales, entre otras personalidades y que solo reciben un trato despreciable del Estado y la dirección de la misma UNP.

“Cabe resaltar que a los compañeros no los buscó la Armada Nacional, la búsqueda inició en compañía de líderes de Riosucio de Domingodó, en compañía de los familiares del señor Robinson Romaña quienes iniciaron la búsqueda por el río Atrato”, recalcó el integrante de la UNP.

En cuanto a sus compañeros, indicaron, que una vez cumplidas las autopsias confirmaron que los escoltas, Romaña y Rendón fueron asesinados el domingo, el mismo día en que los retuvieron a la fuerza y se presume que pudieron haber sido torturados, aunque están a la espera del informe oficial.

Durante el levantamiento que hizo la comisión de compañeros en el sitio se evidenció que tenían más de ocho tiros en sus cuerpos, inclusive, no se descarta que hayan sido maltratados antes de morir… supuestamente los médicos legistas y los técnicos legistas, dijeron que los compañeros habían sido asesinados el mismo domingo en la noche”.

El vicepresidente del sindicato de escoltas de la UNP, Medellín- Chocó, finalmente compartió su preocupación porque existe el riesgo de una deserción laboral debido al peligro que están corriendo, especialmente en el departamento del Chocó.

Añadió por último que dos personas ya renunciaron en la cuenca del Darién y podría reportarse más con el paso de los días si el gobierno no les brinda garantías laborales.

“El único mensaje que nos dejaron, es que se sentían nerviosos, que están asustados y que prefieren buscar otro tipo de trabajo porque tienen familia”, concluyó.

Cargando