Boyacá rechaza petición de UE de ingresar papa a Colombia, sin aranceles

Se trata de la papa congelada que la Unión Europea reclama que sea importada a Colombia sin impuestos.

Papas colombianas /

Y es que como un baldado de agua fría fue recibida la noticia de que la Unión Europea busque el ingreso de papa congelada a Colombia, sin el arancel del 8 % que rige desde noviembre de 2018 para este producto, el cual fue impuesto por el Gobierno nacional en el marco del Consejo Nacional de la Papa -en el que participó el departamento de Boyacá- ante el caso de 'dumping' comprobado en las importaciones de papa precocida congelada desde Bélgica, Alemania y Países Bajos.

La medida fue rechazada directamente por el gobernador de Boyacá, Carlos Andrés Amaya afectaría y dijo que esto afectara directamente campesinos boyacenses.

"Hago un llamado al Gobierno nacional a que se mantenga firme y utilice todos los argumentos legales para proteger a nuestros productores de papa y a toda la cadena de transformación, ante el anuncio de la Unión Europea, que pretende que se elimine el arancel existente para la importación de este producto congelado. Sin duda sería un grave daño para nuestros productores de Boyacá", señaló Amaya.

Sostuvo que si la queja de la unión europea ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) en contra de Colombia por los aranceles que impuso a las importaciones de papas fritas congeladas, llega a dar fruto, el sector agrícola colombiano recibiría un golpe irreparable, siendo objeto de una disparidad tal brutal en el mercado.

Vea también: Europa llevará a Colombia ante la OMC en disputa sobre comercio de papas

En Boyacá, la papa se cultiva en 86 de los 123 municipios, con 49.800 hectáreas sembradas durante el 2018 y 942.094 toneladas producida el mismo año, siendo el segundo departamento en producción, con 50 mil familias cultivadoras en pequeños predios de entre 0.5 y 3 hectáreas.

"Para nadie es un secreto que este tipo de importaciones menoscaban al productor nacional, y en este caso en particular al productor de papa boyacense. No es justo que mientras en Colombia los campesinos pequeños tienen que sacar sus cultivos con muy poca ayuda del Estado, en los países desarrollados los productores reciben subsidios y además pretenden que les abramos las puertas sin impuestos. Eso es un completo despropósito y además profundamente inequitativo", indicó el gobernador Amaya.

Agregó que se trata de "simple justicia. La balanza debe estar más equilibrada y el Estado debe proporcionar más herramientas para hacer cada día más competitivo el agro. El campo boyacense sin duda necesita del apoyo del Gobierno nacional. Está saliendo adelante, pero de darse una decisión de este tipo sería muy afectado".

 

 

Cargando