LO ÚLTIMO 3 muertos y 98 capturados dejó ola de violencia en el país. Conozca más ⏩
6 DE OCTUBRE DE 2019

"Luchamos por la dignidad humana": María Soledad Rueda

Esta santandereana ha estado en lugares donde la humanidad ha vivido grandes tragedias: Somalia, Sudán del Sur y Liberia.

A la graduación en Harvard, María Soledad Rueda asistió vestida como campesina santandereana. El discurso de la ceremonia corrió por su cuenta. En la alocución, ante un auditorio compuesto por personas de diferentes nacionalidades,evocó unaprendasimilar, bordada por su madre, la médica internista de San Gil,Julieta Rueda y que usó cuando tenía 5 años.

Lea también: "Soy mesano por adopción": Jhan Alcibiades Céspedes

En su intervención, relató que Colombia intenta dejar atrás un conflicto armado de 50 años que terminó con la firma de un acuerdo entre el gobierno y la guerrilla de las Farc. 

Lea también: "Llevo la pedagogía de Calasanz en las venas": Manuel Jiménez

Acciones de este tipo son comunes en Soledad Rueda, natural de San Gil quien se graduó como especialista en Relaciones Internacionales de la Universidad Externado y ha seguido estudiando gracias a becas que consigue por sus méritos intelectuales.

Sole, como la llama su círculo más íntimo, ha hecho parte de misiones humanitarias en Somalia; en Sudán del Sur, República Centroafricana; Myanmar y Liberia. En cada uno de esos países vio los horrores de guerras civiles; de la devastación causada por la hambruna; fue testigo de los conflictos étnicos; de la voracidad por los diamantes de sangre; el sufrimiento de los refugiados; asistió a mujeres y niños castigados porque eran considerados brujos, pero aún así habla de esperanza.

Lea también: "Los historiadores debemos llevar la contraria": Armando Martínez Garnica

Esta sangileña trabajó en la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados,Acnur y ahora está vinculada al Comité Internacional de la Cruz Roja, Cicr. En el Personaje de la Semana recordó que una noche, bajo las estrellas del desierto de la Guajira, con las secuelas aun vivas de una masacre paramilitar, la vida le "habló" y encontró su destino: servir a los demás y luchar por la dignidad humana.

Cargando