“Esperamos que no quede libre”: víctimas sobre caso Wilfran Quiroz

A pesar de la decisión, Quiroz no recobraría su libertad inmediatamente porque todavía paga condena por otro proceso

Indignados se mostraron tanto los familiares de las 21 personas fallecidas en el desplome del edificio Portales de Blas de Lezo II, como los propietarios de la docena de edificaciones construidas sin el lleno de los requisitos legales, tras la libertad por vencimiento de términos de Wilfran Quiroz.

Para Jhonatan Lorduy, quien compró un apartamento en con los ahorros de toda su vida, esta decisión los revictimiza. “Es aún más grande el crimen cuando hay impunidad. Esperamos que le puedan buscar otras pruebas para evitar su pronta salida, es injusto con todos los que tenemos deudas con los bancos”, expresó.

Al mismo tiempo, los representantes legales de las víctimas, calificaron la decisión del juez como un acto de violencia y una muestra de ineficiencia de las autoridades.

“Es un acto de violencia contra cientos de personas que vieron violentados sus sueños, patrimonios y unidad familiar como consecuencia de la convivencia entre la corrupción institucional y la irresponsabilidad de unos particulares que construyeron sin el cumplimiento de las normas urbanísticas y de sismo resistencia. Esto deja en evidencia la enorme ineficiencia de las entidades públicas, instituciones y de algunos funcionarios, que omiten el cumplimiento de sus funciones”, manifestó Javier Doria, apoderado de la mayoría de las familias afectadas.

A pesar de la decisión, Quiroz no quedará libre

Pese a la determinación del Juez Sexto Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de Cartagena, Wilfran Quiroz no recobraría su libertad inmediata porque actualmente está pagando una condena de cuatro años y seis meses, en el proceso que se le sigue por los edificios Portales de Blas de Lezo I y II.

Javier Doria, explicó que la decisión que se dio hace pocas por vencimiento de términos, corresponde a la investigación que se adelanta por la construcción ilegal de una docena de edificaciones en la ciudad junto a otros miembros de su familia.

Cargando