La trágica memoria que conservan los cordobeses a través del teatro

()

'El Último Fandango', así se llama la obra de teatro de la organización Arte y Vida que generó nostalgia a más de 200 personas, luego de dramatizar la masacre ocurrida hace 30 años en La Mejor Esquina, vereda de Córdoba.

La obra musical y teatral es un relato fehaciente de lo que ocurrió el 3 de abril de 1988, cuando fueron asesinados 27 campesinos, incluyendo varios menores de edad, durante un ataque por parte de 'Los Magníficos', un grupo armado ilegal llamado así por la famosa serie homónima de los años 80.

La puesta en escena la hicieron 20 artistas que hacen parte de un cambio social en el país. Con esta acción buscan no solo una reparación, sino no olvidar a sus amigos y familiares que cayeron en esa masacre.

Lea también: En Córdoba no coinciden los registros de líderes sociales asesinados

Tras conocer en detalle lo que fue ese crimen, el padre Francisco de Roux, la líder social María Zavala y Arquímedes de Jesús Rodríguez, antiguo ex combatiente de las FARC, se dieron cita en el teatro que queda al frente del Río Sinú en Montería, Córdoba, lugar en donde se llevará a cabo el tercer foro de la no repetición.

María Zabala señaló que fue víctima del conflicto armado. Que de los 10 hijos que dio a luz tan solo tiene consigo 7, ya que la guerra le quitó a 3 y a su esposo. Pese a esta tragedia, la mujer llegó hasta la Habana, Cuba, el lugar en donde el gobierno y las extintas FARC pactaron el acuerdo de paz, para proponer iniciativas de perdón y reparación.

La mujer de tez trigueña, dice no tener odio en su corazón, dice que ha perdonado, pero también asegura que no ha olvidado

"Hemos perdonado y estamos en busca de la verdad, pero no a medias sino completa, para que pueda haber reconciliación. Hemos perdonado pero no olvidado", dijo la mujer.

El Valle Encantado fue la puesta en escena del diario vivir de Zabala, quién luchó por sus siete hijos que no tuvieron oportunidad de estudio en las principales ciudades del país, pues eran tratados como desplazados, y según ella, en ese entonces los desplazados eran temidos.

Sobre su tragedia no habla mucho, tan solo dijo que no tuvo tiempo de llorar a sus muertos, pues tenía que sacar a sus hijos adelante. Con su esposo muerto y con el dolor de perder tres hijos, esta mujer emprendió la batalla por la vida y sacó adelante a su familia.

En cuanto a la situación que padece el país en este momento, Zabala señaló que los colombianos aún no han perdonado lo que les hicieron a ellos, sin embargo, considera que no debe haber odio ni rencor en el corazón de los colombianos porque de ser así se estarían igualando a las personas qué les hicieron toda clase de barbaries.

"Es mejor decir: no te estoy de acuerdo con la izquierda, con la derecha, ni con la guerra", argumentó y añadió que la guerra no es el método de vida.

Por otro lado, Arquimidez, quien en el mundo del crimen era conocido con el alias 'Tomás Ojeda', señaló que como excombatiente de las FARC se sienten con la palabra empeñada en el marco de la construcción de paz.

Dijo que su vida no fue fácil, que desde los 15 años integró las filas de las extintas FARC luego de que él y su familia recibieron amenazas de la denominada 'Mano Negra'. Pese a ello, dice, arrepentirse por la decisión que tomó, pero hoy en día le apuesta al cambio y al tejido social del país

"La paz no es muy significativa para algunos sectores de la sociedad pero muchos colombianos estamos seguros que es la mejor que decidió el pueblo. Con esfuerzo podemos reclamar lo que ha quedado estampado en los acuerdos de paz", señaló.

Por último, el padre de Roux señaló que este encuentro sirve para dar esperanza a los pueblos que aún consideran que la paz está lejos. Destacó, además, que desde la entidad que preside no escatimarán esfuerzos en conocer la verdad de los hechos ocurridos en el marco del conflicto armado que aquejó al país durante más de 50 años.

Cargando