Bananeros optimistas de superar emergencia por el hongo fusarium

Erradican las 170 hectáreas en las cuatro fincas declaradas en cuarentena

El departamento de La Guajira con 2.500 hectáreas sembradas de plátano y banano tipo exportación y que han incrementado su producción de 520 mil toneladas en el año 2016 a 680 el año pasado, es el epicentro de la erradicación de 170 hectáreas afectadas con el hongo fusarium.

El ICA con su personal especializado se ha tomado más de diez fincas dedicadas a la producción del alimento en Peluchúa y Comejenes, ambos corregimientos de Riohacha, al igual que en el municipio de Dibulla en una labor conjunta con los productores con el fin de evitar que el hongo se sigan propagando, debido a que se convierte en una amenaza para las 12 mil hectáreas sembradas en el Magdalena y las 500 cultivadas en el departamento del Cesar.

El presidente de la Asociación de Bananeros del Magdalena y La Guajira, Asbama, José Francisco Zúñiga, indicó que las medidas son extremas para proteger la producción en los tres departamentos.

Aunque el dirigente gremial aseguró que la producción se incrementó en un 12 por ciento en el primer semestre de este año en comparación con el mismo período de 2018, los residentes en Pelechúa dicen que los efectos de la crisis han comenzado a sentirse por el recorte de personal cuando más de 200 jornaleros quedaron sin trabajo por la cuarentena de las fincas contaminadas por el hongo.

Andrés Pérez, uno de los trabajadores con muchos años laborando en estas haciendas, afirmó que la situación es delicada porque los empleados, que trabajaron en las fincas declaradas en cuarentena quedan vetados para seguir ganando el sustento para sus familias.

Los conductores de los buses que transportan a los campesinos que trabajan en las fincas ratifican que el número de jornaleros ha bajado desde hace dos meses cuando comenzó la emergencia sanitaria.

Caracol Radio pudo comprobar cómo los diferentes sectores vinculados con la producción de plátano tienen la “camiseta” puesta para cerrar filas y evitar que la enfermedad se propague.

Eder Danies, conductor de un camión que transporte el alimento en la finca Eva Norte en el corregimiento de Pelechúa, dijo que si se acaban los cultivos quedan sin empleo.

Hasta el momento no sabe cómo llegó el hongo a La Guajira solo se conocen especulaciones en el sentido que pudo ingresar por la frontera con Venezuela a raíz de la creciente migración, pero según los administradores de las fincas es mínimo el personal del vecino país contratado, debido a que no tienen su documentación en regla.

Luis Salgado, labriego, quien laboró por varias décadas en las fincas bananeras, afirmó que no quiere que pase lo que ocurrió con los cultivos del algodón.

Según el gremio bananero de la Región Caribe el hongo fusarium no ha llegado al Departamento del Magdalena. Aún no hay sospecha de su presencia en el norte de la ciudad de Santa Marta, que colinda con La Guajira.

El presidente de Asbama, José Francisco Zuñiga, se mostró optimista de los buenos resultados de las medidas adoptadas por el ICA hasta al punto que este año espera un crecimiento en la producción entre el 7 el 10 por ciento pese al grave problema sanitario que están afrontado.

 

 

 

Cargando