Más de 200 desempleados deja hongo que ataca plantaciones en La Guajira

Los protocolos de seguridad son extremos para combatir la enfermedad

Las extensas hectáreas de plátanos que han sido consumidos por el hongo fusarium, se pueden ver desde la carretera que conduce del corregimiento de Pelecuha a Riohacha, también se observa cómo los trabajadores evitar trabajar en estas zonas de las fincas.

En esta zona del país se han erradicado 168.5 hectáreas de las 175 que fueron diagnosticadas por el ICA semanas atrás, según indicó en un comunicado la Asociación de Bananeros del Magdalena y La Guajira.

Lea también:En Cabo de la Vela se toman alcaldía de Uribia por problemas de acueducto

El drama que viven los habitantes del corregimiento, epicentro de las plantaciones en cuarentena es evidente. “A medida que se va expandiendo el hongo pues se van terminando los empleos para nosotros”, así lo manifestó Jaime de la Hoz, uno de los campesinos.

Desempleo y vetados

Según Didier Narváez, un habitante del pueblo, una de las mayores preocupaciones que tienen es que los trabajadores que han laborado en una finca en cuarentena quedan vetados.

“En cualquier parte de la zona bananera no están aceptando a trabajadores que hayan salido de esta zona del país; porque dicen que el hongo queda en la piel y en la ropa”, manifestó.

Golpe a la economía

Comerciantes cerca del lugar manifestaron que el hongo también les ha afectado de manera directa a ellos, indicaron que sus ventas han caído hasta el un 50%.

"Ya no hay movimiento, todo está muy quieto y es algo que nos preocupa, porque no estamos vendiendo como vendíamos meses atrás", dijo Ledys Mejía, propietaria de un restaurante.

A los transportadores les ha tocado reducir sus viajes semanales a la mitad por baja producción de plátano, lo que les genera pérdidas millonarias.

"En una semana pierdo $4 millones porque esto provoca que detenga los vehículos", dijo Yuris Gómez.

Por otra parte, para contrarrestar el hongo, los protocolos de seguridad son extremos, hasta el punto que los vehículos son fumigados para ingresar a las fincas, incluyendo las llantas.

Cargando