Opinión

Adaptarnos es la prioridad

Columna de opinión de Rafael Vergara Navarro

Cambio, crisis, emergencia climática expresan una realidad ineludible: la civilización del Antropoceno: la época geológica suicida generada por el impacto global del cómo vivimos, cómo y que producimos, comemos y desechamos. El daño acumulativo por el mal manejo de los efluentes y vertimientos, la riqueza y la desigualdad, la guerra y la paz con la naturaleza.

 

Resilientes como somos, la conferencia de Estocolmo (ONU)1972 marcó líneas rojas, reglas para no sucumbir con el desborde productivo, la contaminación y el crecimiento económico y poblacional desigual e injusto. En todas las naciones se implementó el código de recursos naturales protector y la lucha por impedir que el “progreso” volviera los ríos y el mar las cloacas y basureros que hoy son.

 

No se pensaba en sostenibilidad y el CO2 se fue acumulando en la atmósfera. Otras conferencias fortalecieron compromisos ante las alertas científicas del uso del combustible fósil, los plásticos, los minerales radiactivos y químicos mortíferos, la deforestación, pero venció el poder financiero y la ilegalidad.

 

Aunque con la Constitución y la ley 99/93 avanzamos en institucionalidad, si no se ejerce con rigor la autoridad, los límites seguirán siendo rebasados por el capitalismo arrogante, la minería ilegal, los cultivos ilícitos y la informalidad que impone la continuidad de los daños y el abuso de los recursos. Con consecuencias ambientales la violencia ruralizó nuestras ciudades.

Mientras en el país entre 1973 y 2018 se duplicó la población, aquí se triplicó. En 46 años, pese a las normas, el poblamiento informal invadió zonas de manglar y de riesgo, la ciénaga, caños, lagos y bahía se contaminaron al tope. Y la invasión continúa. Ha sido tan extremo lo vivido que por expedir factibilidad de servicios inexistentes y la insalubridad, fueron suspendidas un tiempo las construcciones en Bocala. De nuevo se necesita.

 

Recuerdo que denuncié a 5 exalcaldes. Con Aguas de Cartagena y la Bocana se superó la crisis ambiental y el grave impacto en la salud. Sin el dinero suficiente, avanzamos en saneamiento y controles, al igual que en conducta ambiental de sectores productivos y ciudadanos, pero aún falta conciencia. La ciudad que se está hundiendo y subiendo el nivel del mar, hay emergencia en adaptarnos y es prioritario, pero faltan recursos. Construir sobre lo construido es la clave, o no hay transformación. Tenemos 26 mil hogares en riesgo.

 

Quien gane la alcaldía tiene que ser un líder(esa) ambiental porque adaptarnos al cambio climático exige asumir y ejercer la autoridad, profundizar en los compromisos de hacer del Ecobloque con la Procuraduría. Solo con decisión derrotaremos el caos judicial estimulado por la impunidad.

 

Si no se derrota la asociación delictiva que agrede las zonas de bajamar no habrá adaptación ni gobierno. Ella o él con el Gobierno tienen que enfrentar la delincuencia y liderar las demandas para recuperar los bienes de uso público apropiadas con prescripciones de lo imprescriptible. De la cumbre de poderes saldrá esa decisión

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir