500 familias de Turbo reciben agua con un “acueducto aéreo”

En esta obra, la inversión del Grupo EPM fue de 2.413 millones de pesos.

 

500 familias del municipio de Turbo, en la zona de Urabá, recibieron el servicio que venían esperando hace décadas y ahora, gracias a la dinámica de innovación e inclusión del Grupo EPM, tienen agua potable por medio de un “acueducto aéreo” de más de seis kilómetros de extensión.

Se trata de un sensible cambio en el paisaje y en la historia de los barrios El Pescador 1, El Pescador 2 y El Progreso y que beneficiará, además, a los integrantes de la Armada Nacional en esa población del principal puerto de la zona agroindustrial de Antioquia.-

Las viviendas están construidas sobre zona de manglar, lo que implica condiciones de inestabilidad y poca firmeza del terreno, en este sector y ello no hace posible instalar acueducto tradicional, es decir,con tubería enterrada.

Así, esta comunidad ha esperado más de tres décadas por el agua potable, y les llegó mediante esta construcción de los técnicos de EPM.

El grupo EPM creó este piloto de distribución elevada, mediante por una red principal de 3.500 metros apoyada en postes para su estabilidad.

Después de comprobar su funcionamiento, el “acueducto aéreo” fue entregado a Aguas Regionales EPM, empresa filial del Grupo EPM que lidera la segunda fase con la ampliación de redes hasta superar los seis kilómetros de extensión, la instalación de las acometidas y los medidores en cada vivienda y las obras complementarias como senderos peatonales que mejoran la calidad de vida.

La inversión fue de $2,413 millones.

 

La comunidad celebra

Carlos Martínez, líder social del barrio Pescador 1, explica que esta obra “ha sido de gran impacto para nuestras comunidades porque hacía 30 años estábamos sin el servicio de agua. Hoy, gracias a Dios, contamos con este servicio y hasta la violencia ha mermado en estos sectores”.

Tengo 20 años de estar viviendo aquí y era muy duro… La tristeza que teníamos de ver que todos los barrios tenían agua y nosotros aquí no”, narra Ana Elvia Palacios, habitante del barrio Pescador 2. “Cuando me dijeron que iban a poner el agua por el aire, yo decía: ¿pero cómo?”. Y agrega: “No tengo cómo pagarles lo que han hecho por esta comunidad. Uno sin agua no es nadie”.

Cargando