SALUD

Colapsó sala de urgencias de las dos sedes de la Clínica Chicamocha

El centro médico no tiene capacidad para atender ni un paciente más. Hoy hay hasta tres personas en sala de reanimación donde solo debe estar uno.

Ya son dos salas de urgencias de Bucaramanga las que permanecen colapsadas, primero la del Hospital Universitario de Santander que solo tiene capacidad para 90 personas y está atendiendo 200, y ahora se le suma la Clínica Chicamocha, que tiene hacinamiento en sus dos sedes.

En sillas y hasta en el piso permanecen los pacientes, por lo que la entidad se vio en la obligación de notificar al Centro Regulador de Emergencias y las secretarias de salud tanto municipal como departamental, que a partir de la fecha solo se atenderá a personas afiliadas a EPS con convenios.

Según el médico Luis Silva la situación es tan grave que se pidió que tampoco se envíen urgencias de Soat, "nos vimos en la obligación de pedir que se restrinjan las atenciones, obviamente si llega una urgencia vital la atendemos porque primero es la vida. Pero hay una verdadera crisis, ya que en los últimos años se han venido cerrando clínicas y aquí se hace de cuenta que no ha pasado nada.

La sede principal de la Avenida Rosita que cuenta con 22 camillas, ayer llegó a tener 70 pacientes; la de la Avenida González Valencia con capacidad de 14 camillas contó con 48 personas.

"Incluso tenemos hasta pacientes con apendicitis esperando en sillas que pasen a cirugia. La crisis está a nivel nacional, porque se están cerrando clínicas y no se están abriendo sala de urgencias", dijo el médico.

La crisis en las salas de urgencias de varios centros médicos de la ciudad obedecen a varios factores según médicos y es la llegada de población migrante, y el cierre la Clínica Conucos y Cañaveral, que atendía a una población importante de la EPS Medimás.

Cargando