POLÉMICA

Sindicalista acusó a concejales de recibir "mermelada"

El hecho causó una airada reacción y generó el aplazamiento de un debate sobre disposiciones en el Acueducto de Bucaramanga.

Una expresión usada por el presidente del sindicato del Acueducto de Bucaramanga, Rafael Ovalle en contra de los concejales de la ciudad terminó variando de forma sustancial el rumbo de un debate en el cual se analizaban las recientes decisiones sobre el gobierno corporativo en la empresa y de pasó caldeó los ánimos.

Lea también: Fenalco propone eliminar pico y placa de los sábados

Ovalle, quien fue despedido del Acueducto intervenía en el concejo y hacía críticas frente a la manera en que el alcalde Rodolfo Hernández ha manejado los asuntos de la empresa. Al final del discurso invitó a los corporados a acompañar la lucha del sindicato, pero sin temor. "Hay concejales que defienden al alcalde; de pronto están en la mermelada, como decía Santos, enmermelados.

Lea también: VIDEO: Quedó listo el Paseo de los Edecanes

Aseguró que en alguna ocasión el alcalde le reveló que "le daba plata a todos los concejales menos a Pedro Nilson y al compañero del cascarazo, (John Claro). "Son a los únicos que no les ha dado".

No había acabado de expresarse en esos términos cuando vino la reacción de los concejales. El ptrimero en pedir la palabra fue Nelson Mantilla. "Usted no puede venir a usar las mismas palabras del alcalde. Para decir eso tiene que tener pruebas. Otro concejal, Cleomedes Bello de la U dijo que Ovalle es el enmermelado. "Tiene un hijo trabajando en el Acueducto y otro en Conalvías, la empresa que construyó el embalse del río Tona".

La concejal Nancy Lora también reaccionó con vehemencia en contra de Ovalle."Es un atrevido viniendo al concejo a decirnos que somos enmermelados. No nos han dado ni un caramelo. En mi presidencia, lo saqué del concejo porque no me interesa tener relaciones con un alcalde populista. No sea atrevido, respétenos".

Lea también: Habrá nueva jornada de protestas contra bicicorredores

En un momento el líder sindical pidió la palabra y se la iban a conceder. Sin embargo, la mayoría de los concejales consideró que no había lugar a otra intervención.

Luego, se declaró un receso y los corporados expresaron que no había ambiente para continuar con el debate.

Cargando