Minero tradicional de Marmato asegura que esta actividad está agonizando

Según el último censo minero, en Marmato se tienen 800 minas activas

Entrada a una mina de Marmato, Caldas /

Jhon Mario Restrepo Castaño es un integrante de la parcialidad indígena Cartama del municipio de Marmato, minero tradicional de esta localidad y una de las muchas personas dedicadas a esta actividad que asegura que la misma está “agonizando”.

Expresa que dificultades como la venta de explosivos, así como la compra y comercialización de oro están generando desempleo en la localidad que cuenta con 9.400 habitantes, de los cuales cerca de 6.000 dependen directa o indirectamente de la minería.

“Para vender el oro ahora la Dian y el gobierno dicen que debemos cumplir con un requisito que se llama RUCOM (Registro de Comerciantes Mineros), nos pone un tope 35 gramos y eso para los pequeños mineros es muy bajo porque algunas personas se lo sacan, pero otras como los medianos empresarios consiguen más de esa cantidad y por eso en este momento no pueden comercializar”.

Según la normatividad actual sólo los que tengan título minero pueden adquirir los explosivos necesarios para la minería por lo que los artesanales, que trabajan en minas de más de 500 años de antigüedad, no los pueden comprar aunque afirman que llevan hasta 50 años haciendo las solicitudes pero se las han negado desde el gobierno nacional.

“Esto es preocupante porque nos impide trabajar legalmente y por eso el gobierno nos categoriza como irregulares y en Marmato esta minería no existe sino la artesanal”.

Julio Vargas Chica, alcalde de los marmateños, expresó que, no como mandatario sino como habitante, ve con preocupación la situación porque los mineros no tienen donde vender el oro y si lo logran comercializar hay personas que se aprovechan de la situación y en el mercado negro lo pagan a cualquier precio.

Le solicitó colaboración al gobierno nacional para que ubique una compra oficial de este metal y así tengan unos parámetros de legalidad.

Los mineros reclaman el hecho de que este municipio conocido como el “Pesebre de Oro de Colombia”, fue hipotecado para la guerra libertadora y que el pago que le da el Estado es que se haga una explotación a cielo abierto. “No nos dan el estatus que merecemos” afirma Restrepo Castaño.

Actualmente y según el último censo minero, en Marmato se tienen 800 minas activas en las que trabajan cerca de 2.000 personas, a las que se suman quienes llegan de lugares cercanos como Supía, Riosucio y La Merced en Caldas además de Caramanta en Antioquia.

Jhon Mario dice que es importante que el gobierno solucione el tema de los explosivos para que se legalice por medio de una cooperativa multiactiva, porque la falta de los mismos los tiene con un índice de 80 a 100 personas accidentadas, de las cuales 20 han muerte y otros 50 han quedado con alguna discapacidad, porque deben utilizar otras maniobras para subsistir.

“Es deprimente que un pueblo que le genera tantas regalías al departamento y al país esté pasando por esta situación que incluye desempleo y la desaparición del comercio que hay en el entorno”.

Siga todas las emisiones a través de Facebook Live, visite nuestras redes sociales y escuche la más completa información en los 1180 AM de Caracol Radio.

Cargando