Judicial

Hombre fue condenado a 23 años de prisión por homicidio cerca a Cartagena

Los hechos ocurrieron en enero del 2016 en la vereda Palmarito del corregimiento de Arroyo Grande

Ómar de Jesús Ojeda, alias El Cóndor, fue condenado a 23 años de prisión luego de que la Fiscalía lograra comprobar que participó, en calidad de cómplice, en la tortura, desaparición y el homicidio de Jaime Betts Pino, Alfonso Rafael Ortíz Atencio y Nayib Camacho Teherán. Los hechos ocurrieron en enero del 2016 en la vereda Palmarito del corregimiento de Arroyo Grande (Cartagena).

Según la información que pudo recopilar el ente acusador, el 10 de enero del 2016 Betts Pino, quien tenía parte de una herencia en una finca de Arroyo Grande recibió una llamada en la que le decían que le iban a comprar las tierras, pues él quería venderlas debido a las amenazas que pesaban en su contra.

Ese mismo día salió a cumplir la cita en compañía de dos amigos, y pidió un carro prestado. La víctima salió desde Santa Catalina (Bolívar), donde vivía, con rumbo a Arroyo Grande, pero nunca regresó.

Ese mismo día su esposa se alertó y comenzó a buscarlo pero las malas noticias no tardaron en llegar. El carro en el que se movilizaban había sido encontrado en Cartagena desvalijado y una persona había sido capturada.

Posteriormente, ante la denuncia la Policía de la zona fue a la finca a buscarlo, pero solo encontraron allí tres hombres que dijeron que cuidaban la casa y que las personas que mencionaban no habían estado por allí.

En medio de las investigaciones se logró esclarecer que alias El Cóndor, que para la fecha de los hechos era el comandante de las Autodefensas Águilas Negras Gaitanistas en Sucre y Bolívar, participó en una reunión en la que alias Diana, la mujer que había tomado posesión ilegalmente del predio de la familia Betts. Para esa fecha el capturado le pidió a esta organización asesinar al propietario del predio para que dejara de reclamarlo; a cambio alojaría a los integrantes del grupo criminal en la finca.

De esta manera, se reunió un grupo de unas 15 personas de la organización armada ilegal. ‘El Cóndor’ respaldó entonces el llamado a Betts Pino para que le propusieran el supuesto negocio de compra de sus terrenos, y así hacerlo llegar a la finca. La víctima y sus acompañantes llegaron al lugar.

Indefensos y desarmados los hombres fueron sometieron a torturas de diferente índole y posteriormente los mataron, para luego dejarlos en tres fosas que habían cavado previamente.

La Fiscalía General de la Nación publica esta información por considerarla de interés general.

Cargando