Polémica: Licores de Boyacá se maquilarán en Caldas por $7.000.000.000

La medida para algunos es injusta porque le generará millonarios gastos a Boyacá, aún cuando cuenta con la industria para maquilar su propio licor.

Los diputados aprobaron la adición de $7.425.600.000 al presupuesto de rentas departamentales para la vigencia fiscal 2019 (presupuesto de rentas, gastos y recursos), para adelantar el proceso de contratación por el sistema de maquila, para elaborar el aguardiente Lider por ser titular de esta marca el departamento de Boyacá.

Lo anterior, según la Duma departamental, para “dar cumplimiento a lo establecido en el fallo del tribunal Administrativo de Boyacá, en el cual señala que el gobernador del departamento (Carlos Andrés Amaya), debe adelantar las diligencias necesarias para la obtención de los recursos derivados del monopolio de licores y contar con las herramientas para realizar el seguimiento a los ingresos y gastos provenientes del ejercicio de la producción de licores destilados”.

 Lo anterior obedece al fallo de segunda instancia del 12 de febrero del 2019, emitido por el Tribunal Administrativo de Boyacá, que declaró nulidad absoluta de contrato de consecion de licores No. 00001 de 2003, celebrado con la unión temporal Licorandes Asociados, hoy industria de licores de Boyacá S.A, cuyo objeto consistió en la producción, distribución y comercialización de licores destilados para el período comprendido entre marzo del 2003 y marzo del 2023.

Para la sala de contencioso administrativo, hubo vicios de contratación por parte del gobernador de Turno, Miguel Ángel Bermúdez, ya que no se contrató ni con estudios ni con autorización previa de la asamblea de la época.

Sin embargo la industria de licores de Boyacá, se ha defendido aduciendo que si bien es una situación que se ha generado por términos contractuales, a lo largo del tiempo “hemos venido generando desarrollo al departamento, ampliando empleos, recibimos una empresa quebrada que en nuestras manos generó dineros que se le retribuyeron a la salud de los boyacenses, y hoy tenemos una industria solvente económicamente, y saneada financieramente, nadie jamás podrá decir que hubo malos manejos de la compañía, nadie podrá decir que cogimos un solo peso, al contrario, retribuimos todas las ganancias del departamento a partir de la producción de los licores, para el beneficio de los boyacenses. Recibimos premios internacionales por la producción de nuestros productos, así que entendemos los fallos judiciales, no estamos de acuerdo con ellos, pero somos respetuosos de los mismos, y nos vamos con la frente en alto, porque todo lo hemos hecho bien”, sostuvo en Caracol Radio la representante legal de la Industria de Licores de Boyacá, Esperanza Quevedo.

 Lea También:  Coljuegos intervino bingos ‘Piratas’ en Boyacá

 La polémica por la maquila de Licor Boyacense en Caldas

La industria que aduce tener todos los estándares de calidad, industriales, de calidad y con alta competitividad, reconocidos incluso a nivel internacional no entiende por qué el gobierno de Boyacá jamás contestó un derecho de petición enviado por esta compañía, en el cual ofrecían seguir produciendo hasta que el INVIMA le otorgara todos los permisos a la gobernación para producir el licor, (esto con el fin de que la mano de obra boyacense al servicio de la Industria de Licores de Boyacá pudiera asegurar unos meses más de trabajo -Ya que al terminarse el contrato y concesión, tendrían que salir liquidados y quedarían desempleados-).

Posteriormente sale a la luz que la Asamblea aprobó la maquila del producto en otro departamento, la cual según varios críticos de la medida, “saldría demasiado costosa para Boyacá, y que le generará gastos al departamento más no movimiento de la economía de la región, además de cerrarle la oportunidad de trabajo unos meses más para los trabajadores boyacenses”.

La medida que generó revuelo en el departamento y en las redes sociales ha sido calificada como ‘mezquina’, razón por la cual el departamento de Boyacá salió en su defensa.

“La decisión de producir durante tres meses (decisión completamente transitoria) el licor en otro departamento obedece a que el Gobierno departamental no puede permitir que haya un desabastecimiento del producto y a que no se puede correr el riesgo de la disminución de las rentas departamentales, de acuerdo también con lo ordenado por el Tribunal Administrativo de Boyacá en su fallo de febrero del presente año.

 En tal escenario, existían tres caminos:

1. Producir directamente, lo que se hacia imposible debido a que el particular no ha entregado las instalaciones.

2. Contratar directamente con el mismo operador particular, lo cual es jurídicamente inviable.

3. Producir temporalmente con una empresa pública que garantice los $5.200 millones en impuestos (sobre 400.000 unidades) destinados a la salud, la educación y el deporte de los boyacenses”, explicó Jorge Herrera, delegado de la gobernación de Boyacá para la solución jurídica de la licorera.

Agregó que “Las decisiones del Gobierno departamental, basadas en el fallo del Tribunal Administrativo de Boyacá, van encaminadas a devolverles la industria de licores a loboyacenses, asegurando que se generaran más de los 33 empleos que generó durante estos años dicho particular”.

Mientras la Industria de licores asegura que jamás el gobernador de Boyacá “siquiera pisó la industria de licores para conocer y entender los procesos que allí se desarrollaban, aparte de los beneficios económicos y sociales que de allí surgieron”, el mandatario Carlos Amaya alegó que “por muy absurdo que suene, hoy la licorera de Boyacá NO es de Boyacá, y lleva 16 años en manos de particulares que se han lucrado con nuestra marca departamental, ganando por botella de líder $11.200, mientras le dejan por utilidades al departamento $800 y al tendero $300 ”.

La controversia sigue puesta sobre la mesa, y mientras tanto la gobernación se compromete a que “Durante estos tres meses se producirán 400.000 botellas, lo que le generará utilidades al departamento por $1.600 millones (aparte de impuestos), lo que representa cinco veces más de lo que el particular al que el Tribunal ordenó devolverle el monopolio a los boyacenses, transfiere hoy al departamento en ese mismo periodo detiempo”.

Aseguran que,  “En estos momentos, un equipo de expertos hace un riguroso estudio que será presentado a la Asamblea, para que allí se tome la decisión a mediano y largo plazo acerca de cuál debe ser la forma como va a operar la Industria de Licores del Departamento, que, en cualquier escenario, traerá mayores beneficios a los boyacenses”.

Lea también:  Comisión de MinTransporte recorre alternas al llano que pasan por Boyacá

 

Cargando