SEGUIMIENTO

Construcción de La Concordia ya lleva cinco años de retraso

Esta semana se retomó en el Concejo Municipal de Pereira el tema de nunca acabar, el sistema penitenciario del país y en particular, de la ciudad.

Las quejas constantes por parte del Inpec no dejan de llegar debido al alto nivel de hacinamiento en las cárceles, los problemas de salubridad y, en especial, las condiciones infrahumanas en las que las personas privadas de la libertad cumplen sus condenas y algunas, incluso, sin ser enjuiciados.

La falta de presupuesto es la razón que el concejal Steven Cárdenas expone como el problema de fondo de esta precaria situación en la cárcel de Pereira. "Hay que invertir en cárceles, sí, pero la solución es, de hecho, mejorar las condiciones de las que tenemos, no solo las instalaciones, sino también el tema laboral", explicó.

La esperanza que se tiene en Risaralda es la construcción de la cárcel regional del Pílamo, un contrato que, según el mismo concejal, lleva ya dos años de retraso en la constitución de la obra y tres en la ejecución, lo que suma cinco años a la espera de su construcción.

En la plenaria que se llevó a cabo esta semana se expusieron algunos avances, según explicó el concejal Carlos Crosthwaite. "Ya están, en materia del contrato asignado, los recursos. Se nos informó que Aguas y Aguas de Pereira también autorizó y se comprometió a la dotación del agua potable. Se asignaron unos recursos cercanos a los seis millones de pesos para hacer la conducción del agua hasta allá". 

Lea También: Cárcel del Pílamo en la lupa de la Contraloría General de la República

Adicional a esto, otro problema que se destaca del proyecto es el proceso del traslado de los presos debido a que la vía que conduce al predio rural donde será construida no se encuentra en el mejor estado.

El concejal agregó que, si bien se espera que la construcción de este plantel aligere un poco las cifras de hacinamiento en las cárceles regionales, no existe la garantía de que disminuya el número de presos debido a que las condiciones del sistema penitenciario del país no permiten una rehabilitación de las personas allí recluidas.

Cargando