SALUD

VIDEO: Así se implanta un corazón artificial

Floridablanca es el municipio del país, líder en este tipo de intervenciones. Las cirugías corren por cuenta de galenos de la FCV.

Imagine que a usted le sacan el corazón y lo conectan a una máquina mientras facultativos de mucha reputación en trasplantes vuelven a conectarlo a un órgano artificial. En síntesis es lo que ocurre cada vez que personal de la Fundación Cardiovascular de Colombia efectúa un implante de Heartmate, el dispositivo que ha permitido que una veintena de colombianos siga viviendo sin problemas.

En la mañana de este martes, una paciente de Bogotá se convirtió en otra de las personas que recibe un corazón artificial tras una larga cirugía practicada por un grupo interdisciplinario que lideran los médicos Leonardo Salazar y Antonio Figueredo de la Fundación Cardiovascular.

La paciente se llama Lorena Judith Ríos de 43 años. La mujer tuvo una complicación después del parto: presentó una miocardiopatía periparto, lo que le produjo insuficiencia cardiaca. Los médicos explicaron que "su sistema de defensas rechazaría casi cualquier corazón humano por lo que decidieron implantar uno artificial como tratamiento para garantizar su mejoría. La paciente fue remitida desde Bogotá, pero es barranquillera.

Los médicos de la fundación explican que el heartmate es "una turbina de titanio, con tecnología aeroespacial, que se mueve a 9.000 revoluciones, y que bombea cerca de diez litros de sangre por minuto".

Lea también: Hace 5 años recibió un corazón artificial

El dispositivo, que se implanta en el interior del pericardio, se une al ventrículo izquierdo y a la aorta −arteria principal que lleva la sangre oxigenada hacia el cuerpo entero−; tiene un sistema externo atado por un cable que sale a través de la piel, y se conecta a un panel controlador del aparato.

La tecnología cuenta además, con el soporte de dos baterías recargables, que se pueden llevar en un bolso o en una mochila, y que hacen parte de la cotidianidad de estos pacientes.

Estos procedimientos se iniciaron hace 5 años cuando se implantó el primer dispositivo a la profesora Cielo González, una paciente remitida desde Barbosa, Santander quien se fatigaba como consecuencia de problemas coronarios.

La maestra González, otros adultos y varios niños han  logrado sobrevivir y llevan una vida normal; "deben llevar su nuevo corazón en un maletín del cual no se pueden despegar", aseguró el médico Salazar.

Cargando