Profesor de la Universidad Nacional denuncia ser víctima de atentado

En una carta el docente aseguró que el hecho podría deberse a su postura inquebrantable con respecto a rumores sobre situaciones de acoso sexual.

Universidad Nacional /

Se trata del director del Departamento de Antropología de la Universidad Nacional, Carlos Guillermo Páramo, quien a través de una carta dirigida a las directivas de la institución, manifestó que en la noche del pasado 28 de mayo, individuos aún no identificados, prendieron fuego a la reja de su casa y rompieron ventanas.

“Con mi familia hemos sido víctimas de un atentado a nuestra residencia, ubicada a pocos pasos de la entrada de la 26 de nuestra Universidad.Un grupo indeterminado de personas intentó incendiar el frente de mi casa, impregnando de gasolina la reja y prendiéndole fuego, al tiempo que romper las ventanas ubicadas en esa misma dirección”, señala la carta.

Así mismo, el docente manifestó que este caso podría estar relacionado una serie de denuncias de acoso sexual al interior de la Universidad.

“Aduzco que el arcano significado de la papeleta alude a la que ha sido mi postura inquebrantable con respecto a los rumores sobre situaciones de acoso sexual en nuestra carrera. Al respecto, he sido vehemente en estimular todas las estrategias que sean del caso para prevenir y adelantar los procesos atenientes a cualquier tipo de violencia de género, pero insistiendo en que en toda situación debe haber denuncias formales con arreglo al protocolo establecido por la Universidad y respetando el debido proceso”, puntualiza.

En la carta, el profesor también deja claro su intención de dejar su labor como director de Antopología argumentando motivos de seguridad. “Esta situación implica una directa y violenta amenaza contra mí y mi familia, y aparte de tomar las acciones legales que sean del caso, considero que no puedo seguir al frente del Departamento en esas condiciones. También me deja serias dudas sobre mi permanencia como docente en la Universidad”. dice en el texto.

Ante el hecho el equipo directivo de la Universidad Nacional expresó su solidaridad con el profesor y rechazo la situación.

“Es inadmisible que una persona que se ha comprometido plenamente con la institución y con el país en la tarea de formar ciudadanos integrales sea víctima de actos vandálicos como los mencionados. Junto a la comunidad universitaria, rodeamos y acompañamos al profesor Páramo y rechazamos a las acciones violentas”, se lee en un comunicado.

 

Carta completa del Profesor:

Señor

VICERRECTOR DE LA SEDE BOGOTÁ

Señora

DECANA FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS

Señora

VICEDECANA DE BIENESTAR

Señoras y señores

COLEGAS DOCENTES Y VOCERAS ESTUDIANTILES DEPARTAMENTO DE ANTROPOLOGÍA

Buenas noches:

Por medio de la presente, me permito informarles que hace una hora larga (sobre las 10:40 de la noche) con mi familia hemos sido víctimas de un atentado a nuestra residencia, ubicada a pocos pasos de la entrada de la 26 de nuestra Universidad.

Un grupo indeterminado de personas intentó incendiar el frente de mi casa, impregnando de gasolina la reja y prendiéndole fuego, al tiempo que romper las ventanas ubicadas en esa misma dirección. Con la acción, diseminaron decenas de papeletas como la que aquí adjunto escaneada.

Aduzco que el arcano significado de la papeleta alude a la que ha sido mi postura inquebrantable con respecto a los rumores sobre situaciones de acoso sexual en nuestra carrera. Al respecto, he sido vehemente en estimular todas las estrategias que sean del caso para prevenir y adelantar los procesos atenientes a cualquier tipo de violencia de género, pero insistiendo en que en toda situación debe haber denuncias formales con arreglo al protocolo establecido por la Universidad y respetando el debido proceso.

Supongo, además, que la alusión a “Comuna Universitaria” muy probablemente tiene que ver con el hecho de que se trata de un movimiento estudiantil del cual fui fundador con otras compañeras y otros compañeros en los tempranos años 90 del siglo pasado.

Esta situación implica una directa y violenta amenaza contra mí y mi familia, y aparte de tomar las acciones legales que sean del caso, considero que no puedo seguir al frente del Departamento en esas condiciones. También me deja serias dudas sobre mi permanencia como docente en la Universidad: me niego a creer que quienes hicieron esto puedan haber sido estudiantes mías y míos, pero al tiempo se hace claro que los ánimos en torno a las situaciones de acoso ya pasaron de la crispación a la agresión y que hay grupos o individuos que no están dispuestos a reconocer otra postura diferente a la suya, sobre el entendido de que se creen con derecho a tomar la justicia por mano propia y a partir del principio de que toda persona señalada es automática e inapelablemente culpable.

Solicito, pues, se me descargue cuanto antes de la función de director de la UAB de antropología. También que se proceda a solicitar ante las instancias que sean del caso, que se me investigue a fondo y se conceptúe con todos los elementos de juicio sobre si en el ejercicio de esta función o en mi rol habitual de docente he propiciado alguna forma de encubrimiento a delito alguno, comenzando por los de violencia de género; si he favorecido de alguna manera a alguna persona investigada formalmente por esto; si he procurado inducir al silencio a víctima alguna o si existe cualquier sospecha contra mí de adelantar alguna forma de acoso contra alguna o algún miembro de nuestra comunidad universitaria. Mi integridad como persona y como docente depende de esto.

Agradezco su pronta respuesta y me suscribo,

Atentamente,

Carlos Guillermo Páramo Bonilla

Profesor asociado

Director del Departamento de Antropología

Cargando