#CORAZÓNDEANTIOQUIA - PUERTO TRIUNFO

Conviviendo con un hipopótamo: la vida de los vecinos de Doradal

Los habitantes del corregimiento insisten en que los mamíferos no son agresivos mientras se les respete.

Llegar por la noche a su casa le exige ser más cuidadosa, cautelosa, alerta. Ella sabe que en cualquier momento puede encontrarse con un mamífero de una tonelada y media, un hipopótamo puede estar merodeando.

Doña Magdalena Torres vive en zona rural de Doradal, corregimiento de Puerto Triunfo. Ella trabaja en una dependencia de la alcaldía de esta localidad del Magdalena medio en Antioquia. Pero también tiene una tiendecita sobre la carretera destapada que conduce hacia varias veredas. Con ella, viven su esposo y dos de sus hijos.

En estas faenas como empleada y tendera, doña Magdalena aprendió a vivir con los hipopótamos que rodean toda esta zona, especialmente con las madres gestantes, que llegan a parir en solitario, (lo hacen) en un lago ubicado al frente de la pequeña casa. Un privilegio que pocos pueden tener. Pero también un riesgo.

“Los hipopótamos hacen parte de nuestro entorno; vivimos con ellos, los respetamos, sabemos que son animales territoriales, temperamentales y exóticos… pero nunca hemos tenido nada que lamentar, porque nosotros hemos convivido con ellos por más de 2 décadas… ellos se han acostumbrado al paso de la comunidad y la gente no interactúa con los lagos donde viven los hipopótamos”, comentó tranquila y alegremente esta madre de familia, que además ha dedicado parte de su trabajo como líder social, a crear conciencia sobre el cuidado que se debe tener con estos mamíferos.

Explicó que durante las horas de la noche se debe tener mayor precaución, porque los hipopótamos salen a pastar. En esos momentos pueden tumbar cercas y cualquier obstáculo que les impida llegar hasta los pastos más verdes del corregimiento.

“Ellos no salen en el día. Si uno se encuentra con un hipopótamo uno lo que hace es no interactuar con ellos; simplemente, conservamos la distancia y nosotros les cedemos el paso… Ellos han llegado hasta la casa, buscando el pasto tierno, uno los ve muy cerca y la verdad, ellos solo carretean a quienes van y los molestan”, insistió doña Magdalena Torres, en diálogo con Caracol Radio, en este Viaje al Corazón de Antioquia.

También relató que algunas veces no han podido llegar o salir de la casa y deben esperar algunos minutos, porque estos mamíferos se quedan alimentándose muy cerca de la vivienda. Por ello, su familia prefiere esperar y observar, a distancia, la majestuosidad de un hipopótamo.

En otras ocasiones, algunos hipopótamos han llegado hasta el centro urbano de Doradal. Llegan caminado como cualquier parroquiano por las calles locales y ha sido captados en video por los propios habitantes. Se ha visto también cómo los niños, incluso, los tocan cuando el mamífero pasa buscando otros lagos o pastos tiernos.

En diálogo con Caracol Radio, en este Viaje al Corazón de Antioquia, la Alcaldía de Puerto Triunfo explicó que adelanta un plan piloto de empedrado de algunas salidas de los lagos, para evitar que los hipopótamos caminen hacia zonas pobladas. Esta estrategia ha funcionado porque estos animales, por su peso, no son capaces de sobrepasar esta barrera.

 

 

Cargando