DISPUTA

Disputa por pagos de liquidación tras cierre de Fami Paraíso en La Dorada

Caracol radio Manizales recibió la denuncia de Micaela Cano, extrabajadora de la IPS Fami Paraíso sede La Dorada que en nombre de los más de 40 extrabajadores de la entidad, entre ellos dos mujeres embarazadas, reclama que la IPS dejó de funcionar desde el mes de febrero y a la fecha, la administración de la entidad no ha dicho cuándo van a realizar los pagos de liquidación.

“A mí me despidieron sin justa causa el 8 de noviembre de 2018, por motivo de que teníamos que quedarnos más de las horas laborales correspondientes y no nos pagaban extras ni nada y me despidieron por no estar de acuerdo con eso”, explica Cano.

Dice que tuvieron en días pasados una conciliación en la Oficina de Trabajo de La Dorada, pero ninguno de los representantes de la empresa se presentó y están a la espera de que les digan qué va a pasar con la liquidación.

Agrega la exfuncionaria que le adeudan aproximadamente cinco millones, que a sus excompañeros les deben más o menos lo mismo, y que saben que “a la IPS le está ingresando todavía dinero de la EPS con la que tenían contrato. Tenemos el pantallazo de que si les están haciendo el giro”. Pero a ellos aún no les pagan.

En respuesta a esta queja de los extrabajadores de la Fami Paraíso, Leonardo José Toro Zamorano, asesor jurídico del proceso de reorganización empresarial quien representa a la IPS aclara que son conscientes y entienden la difícil situación de los funcionarios y exfuncionarios y que, a través de su gestión, están buscando alternativas que les permita cumplir con las obligaciones en las mejores condiciones y en el tiempo más prudencial posible.

Explica que “teniendo en cuenta las prerrogativas que se les han dado, lo que estamos haciendo es generando un plan de acción a través de la búsqueda de los recursos de la cartera que diversas entidades le adeudan a la sociedad, y que permitan garantizar un flujo de caja para posibilitar la reorganización empresarial y el cumplimiento de las obligaciones”.

Reitera que entiende las dificultades, es consciente y empatiza con las necesidades que tienen los funcionarios y exfuncionarios de Fami Paraíso, pero también, “quiero hacer un llamado a la sensatez, a la cordura, a que nos permitan, a nosotros que acabamos de llegar a asumir el proceso, ir allá a explicarles, qué es lo que está sucediendo”.

Dice que ha hablado con varios de los exfuncionarios y he tratado de manifestarles que el camino no es la presión porque están haciendo un trabajo desde el punto de vista legal, jurídico y en cumplimiento de la estructura constitucional del país.

Cargando