Secretaría de Medio Ambiente

Así funciona el módulo para animales domésticos en la Plaza Minorista

Este módulo fue creado para garantizar el bienestar de los animales domésticos que se comercializan en la Plaza Minorista José María Villa.

Para garantizar el bienestar de los animales domésticos que se comercializan en la Plaza Minorista José María Villa, la Alcaldía de Medellín y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá iniciaron la construcción de un módulo de fauna en uno de los sectores que ocupa actualmente el Centro Comercial Quincalla.

La inversión es de $2.550 millones por parte de ambas entidades ($1.500 millones Área Metropolitana y $1.050 millones Alcaldía de Medellín) y se intervendrá un área de 446 metros cuadrados en la que se construirán 14 locales para la venta y tenencia de fauna doméstica. Estos espacios estarán dotados con 275 jaulas.

Vea también: Expoartesano 2019, las historias detrás de las artesanías

El objetivo es tener una venta controlada y organizada de fauna doméstica. El módulo de fauna estará reglamentado por las disposiciones que aplican para las actividades relacionadas con la explotación de especies menores. De esta manera se garantizarán condiciones de bienestar, físicas, sanitarias y locativas, además se prevendrá el hacinamiento y las situaciones de vulnerabilidad y maltrato animal.

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá, como autoridad ambiental, continuará con acciones de control y vigilancia para prevenir que en el lugar se comercialice fauna silvestre.

Mientras se ejecuta la obra, los comerciantes censados y que desempeñaban su labor en ese sitio serán reubicados de manera temporal en el parqueadero Rivoli de la Plaza Minorista, para evitar la afectación de su actividad económica.

Algunos de los 14 vendedores regulares que estaban allí subarrendaban el espacio a otros 11 comerciantes quienes comercializaban animales de manera irregular. Ante esta situación, y con el propósito de habilitar el espacio público del Centro Comercial Quincalla y evitar la pérdida del empleo de estas personas, la Alcaldía de Medellín inició un estudio socioeconómico y un proceso de acompañamiento en el que aún permanecen 6 de los 11 comerciantes. Ellos ya no podrán continuar con la comercialización de fauna y se les facilitó la búsqueda de locales en arrendamiento en otros sitios de la ciudad.

Cargando