Mantenimiento en puertas de estaciones de Transcaribe es constante

Hay tres tipos de mantenimientos para las puertas en estaciones de Transcaribe que permiten tenerlas en perfecto estado

Esta semana la compañía contratista enviará a uno de sus ingenieros, experto en el tema, para presentar una posible solución contra la salinidad que afecta de manera drástica las tarjetas de memoria del sistema automático de las puertas.

El ingeniero Fernando Rocha, director operativo nacional, experto en puertas de sistemas de transporte masivo, de IVEGAS S.A.S., contratista encargado del mantenimiento de puertas de Transcaribe, realizó un recorrido por las 17 estaciones de Transcaribe para evaluar el estado de las puertas y resolver las fallas de algunas de ellas. “Soy el encargado de revisar que los sistemas de transporte masivo funcionen bien, no solo acá en Transcaribe S.A. sino en Bogotá y otras capitales del país. Es algo que se maneja con mucho cuidado porque el usuario a veces se equivoca y no cuida las puertas automáticas que cuesta arreglarlas y cambiar un repuesto. Todo depende del usuario y también del medio ambiente”, explicó el ingeniero.

Con respecto al medio ambiente, indicó que tiene que ver con la salinidad natural de la ciudad que puede afectar las tarjetas de memoria del sistema automático de las puertas. Esta semana se recibirá la visita de un ingeniero de sistemas que presentará una solución para las tarjetas de memoria en las estaciones afectadas por esta problemática como lo son Bazurto, Chambacú Centro y Bodeguita.

“Traje repuestos para poner las puertas a punto y que funcionen perfecto. También depende de los usuarios, el principal inconveniente es que no dejan que la puerta actúe como tal, es decir, automáticamente llega el bus este da aviso a la puerta para que abra y cuando se va de igual forma cierra. Como usuarios, no tienen que hacer nada”, recalcó Rocha.

A comparación de otros sistemas de transporte masivo, en Cartagena el 95 % de las puertas funcionan en perfecto estado mientras en Bogotá, por ejemplo, donde son cerca de 3.500 se le hacen mantenimiento a unas 1.000 diariamente (30 % aproximadamente) por el alto flujo de usuarios.

“Las Delicias, Chambacú, Bodeguita y Centro son las que mayores problemas presentan, pero hay algo muy importante, el querer colarse, cuando el usuario desde la parte de afuera jala la puerta, no le da el adecuado tratamiento y se perturba el sistema electrónico”, enfatizó el ingeniero.

Recordemos que hay tres tipos de mantenimientos para las puertas del sistema: rutinario, preventivo y correctivo. El rutinario es diario y el técnico está pendiente de reparar algún daño presentado en el día a día, no tiene programación.

El preventivo, según lo estipulado en el contrato, se realiza cada tres meses, al comienzo del contrato, seis meses después y el último sobre cada puerta automática deslizante. Igualmente, cada mes se ejecuta y coordina con cada operador, una visita de mantenimiento preventivo a la flota de buses. “Se debe poner a punto las 150 puertas instaladas en las 17 estaciones construidas en la troncal principal del SITM”, se especifica en el contrato.

Por último, el mantenimiento correctivo para cada necesidad requerida en el funcionamiento del sistema en lo que respecta a daños o deficiencias, estipuladas en cuatro urgencias.

Recomendaciones para los usuarios

  1. Evitar tocar las puertas y forzarlas para abrirlas.
  2. No obstaculizar las puertas con ningún tipo de objeto, que impida su correcto funcionamiento.
Cargando