JUSTICIA

Pasó un año y no se resuelve demanda en contra de caricaturista

Diego García debió responder ante un juez porque Héctor Mantilla, alcalde de Floridablanca encontró calumniosa una obra suya.

El alcalde de Floridablanca, Héctor Mantilla aparece dibujado como un niño; entre sus brazos sostiene un oso de felpa y "a media lengua", como en realidad se expresan los infantes, le contesta a uno de sus subalternos a quién debe adjudicarse el contrato del Plan de Alimentación Escolar, PAE, un filón de noticias de actos de corrupción en Colombia. Esa es la obra de Diego García, "Diego Caricatura" que le valió una demanda por supuesta calumnia. La acción judicial fue interpuesta por el mandatario local.

El artista supo de la demanda cuando se encontraba en Quebec, Canadá, a donde va con regularidad. El alcalde, uno de los gobernantes más jóvenes del país, no encontró gracioso que en la caricatura se sugiriera que el millonario contrato de la alimentación escolar fue entregado a dedo, una práctica muy común en Colombia, en la administración pública.

Un año después, la situación jurídica de Diego García no se ha resuelto. "Sigo denunciado por el alcalde de Floridablanca. Es un lamentable e infortunado intento de censura al periodismo de opinión en Santander", escribió el afectado, en sus redes sociales. En la nota, expresa que aún espera la respuesta de la Fiscalía.

La Red Internacional de Derechos del Caricaturista, Crni, por sus siglas en inglés, también emitió un comunicado de respaldo a García: "El dibujante Diego @diegocaricatura será demandado por difamación y calumnia por el alcalde #HectorGMantilla de @Floridablanca por el siguiente dibujo animado, un año después de la publicación". La organización informó que este es el segundo caso de un artista gráfico demandado en el país, en los últimos meses.

El caricaturista le contó a este medio que ya hubo dos audiencias de conciliación. Sin embargo, no se llegó a ningún acuerdo. El alcalde sostiene que no entregó a dedo el contrato del PAE y que por lo tanto, la parodia constituye un acto de calumnia e injuria. Diego ha expresado ante el juez que no rectifica pues no hubo licitación. "Se hizo a través de contrato directo pero al mandatario le incomoda que yo no haya usado términos técnicos".

 

Fe de errores

que

Cargando