Lineas de Emergencia

Niños en Semana Santa están colapsando las líneas de emergencia en Tunja

Alrededor del 30% de las llamadas son falsas o bromas que vienen de menores. Las autoridades advierten multas y sanciones para los padres de familia.

Las llamadas falsas, fallidas y bromas a las líneas de emergencia, siguen siendo el pasatiempo favorito de algunos que se rehúsan a utilizar efectivamente estas herramientas, que lo que buscan es que las emergencias puedan atenderse oportunamente, pero principalmente, salvar vidas, o alertar comportamientos que afectan la convivencia e ir contra los delincuentes.

Lo que más preocupa es que aumenta los niños bromistas en estas líneas de emergencia, sobre todo en estas épocas de descanso, como la Semana Santa.

La comandante de la policía metropolitana de Tunja, Coronel María Ema Caro, dijo en caracol radio que “en los últimos meses hemos recibido más de 10 mil llamadas a la línea de emergencia. El 54% de las llamadas que hacen a la línea 123, son para pedir direcciones, teléfonos de domicilios y/o favores, es decir, no corresponden a emergencias. Y de estas, el 30%, son llamadas bromas o burlas a los operadores policiales tras la línea, pero lo que más preocupa, es que son niños jugando con estas líneas de emergencia, y esta conducta debe ser controlada por los padres”.

Por eso las autoridades advierten a los padres de familia, que si sus hijos tienen este tipo de conductas probadas y reincidentes, pueden recibir sanciones como multas o la cancelación de la línea del progenitor, o del dueño del abonado.

La normatividad contempla una multa de hasta $833.000, según el Código de Policía, para quien haga un mal uso de las líneas de emergencia. Pero si hay reincidencia en el mal comportameinto, incluso podría cancelarse la línea telefónica o móvil del responsable.

“Si un niño realiza ‘llamadas broma’ desde el teléfono fijo o celular de sus padres, éstos deberán responder con multa o cancelación de la línea, según corresponda al caso, y según la normatividad para la sana convivencia”, explicó Caro Robles.

Además, los proveedores de redes y servicios de telecomunicaciones suministran a las autoridades, la información para la respectiva identificación y localización del usuario desde donde se realiza la llamada falsa o broma, para controlar esta situación.

Hay que decir que una llamada se clasifica como ‘broma o falsa’ cuando de forma deliberada y repetitiva, se acude a la Línea 123 o a cualquier línea de emergencia y socorro, y se reporta información errada, emergencias que no existen, o se hacen burlas a quienes se encargan de dar curso a las alertas recibidas por esta vía.

La conducta también se cataloga como peligrosa, debido a que estas llamadas congestionan innecesariamente las líneas de socorro gratuitas, e impiden la atención de casos reales.

Cargando